Inflación cósmica: quizás el próximo Nobel de Física

Publicado por Iñaki a las 18:33 Lunes 17 de marzo de 2014

Hace unos minutos, desde el Harvard-Smithsonian Center for Astrophysics, se anunciaba un importante descubrimiento en materia de cosmología: a falta de que el telescopio espacial Planck confirme el resultado en unos meses, el experimento BICEP2 ha obtenido la primera prueba directa de la inflación cósmica y las primeras imágenes que obtenemos de los efectos de las ondas gravitacionales. Los padres de tal concepto están de enhorabuena, puesto que probablemente dentro de no mucho sean galardonados con el Nobel.

Esto significa que Algunas de las hipótesis cosmológicas más atrevidas sostienen que el universo observable es tan solo una pequeña mota de polvo en un multiverso —como lo llaman algunos— o un heteroverso —como acuñan otros quizás más apropiadamente— mucho mayor, con montones de universos no conectados con el nuestro, cada uno con su propio Big Bang y sus propias constantes físicas.

Si pudiéramos imaginar el heteroverso, tendría más o menos esta pinta, y nuestro universo sería una púa de la estructura.

Si pudiéramos imaginar el heteroverso, tendría más o menos esta pinta, y nuestro universo no sería más que una púa de la estructura.

[Añadido del 19 de marzo. Gracias a Mario Herrero por sus explicaciones] Sin embargo, las teorías cosmológicas más aceptadas hoy en día establecen que el Universo es una especie sopa de falso vacío en el que se produjo un Big Bang seguido de un periodo de inflación. Dicha inflación se detuvo por zonas inconexas (con las mismas leyes físicas y sin que nada, en teoría, evite que en algún momento entren en contacto), siendo nuestro universo observable una de ellas. Por tanto, estaríamos dentro de una burbuja dentro de un Universo enorme y lleno de burbujas.

La inmensidad de lo que vemos es tan solo una pequeña burbuja dentro de una gran sopa.

La inmensidad de lo que vemos es tan solo una pequeña burbuja dentro de una gran sopa.

En cualquier caso, como dice César Tomé,

Los humanos aprendimos dolorosamente que la Tierra no era el centro del Universo, ni tampoco lo era el Sistema Solar; nuestra galaxia es solo una más. Este descubrimiento, de confirmarse, implicaría que el universo que vemos con sus cientos de miles de millones de galaxias, sería sólo un trozo infinitesimal de un universo mucho mayor cuya extensión, estructura y evolución es incognoscible; no solo eso, más allá de este universo podría haber infinitud de otros universos surgiendo continuamente. Es la cura de humildad definitiva.

El porqué de Giordano Bruno en COSMOS

Publicado por Iñaki a las 15:23 Miércoles 12 de marzo de 2014

Perdonad que resulte repetitivo hoy, pero leo con interés el debate que ha suscitado la inclusión de la historia de Giordano Bruno, más o menos maquillada para la ocasión, en el primer capítulo de Cosmos: A Spacetime Odyssey. Lo cuenta Francis en Qué pinta Giordano Bruno en el nuevo “Cosmos”.

En primer lugar, no estoy de acuerdo con Francis en que se mienta. Creo que queda meridianamente claro que

  1. Giordano Bruno no era un científico ni hacía ciencia, sino un religioso, y acertó de chiripa.
  2. sus ideas del espacio infinito no son originales, sino que tenían muchos siglos. Se cuenta precisamente cómo surgieron a partir de un libro de Lucrecio.
  3. fue quemado por sus ideas —religiosas— fuera de los cánones establecidos, por osar dudar de la interpretación de las escrituras de las autoridades eclesiásticas.

Y en segundo lugar, mucho más importante —y aquí viene el porqué de Giordano Bruno—, no se presenta un debate entre ciencia y religión. Si hiciesen eso, en un país como EEUU, la ciencia tendría todas las de perder. Mucho mejor que eso: se presenta un debate entre religión y religión que acaba en tragedia, y la ciencia viene después, en su blanco corcel, a deshacer tanto desatino, a proporcionarnos conocimiento real sobre el mundo. Desde este punto de vista, para mí lo bordan con Bruno y demuestran mucha mano derecha. Es un WIN-WIN en toda regla: las religiones acaban mal paradas por sí mismas y la ciencia aparece como solución con elegancia, sin entablar enfrentamiento directo.

Por supuesto, esto es especulación, ya que no puedo saber el verdadero motivo de los creadores. Sea como fuere, este es el poso que a mí me ha dejado y, por ello, creo que no podrían haber estado más acertados.

Mi opinión sobre el nuevo COSMOS

Publicado por Iñaki a las 11:16 Miércoles 12 de marzo de 2014

cosmos

El pasado 10 de marzo se estrenó la nueva serie-documental Cosmos: A Spacetime Odyssey, un remake del aclamado Cosmos: A Personal Voyage de Carl Sagan de los 80, esta vez presentado por el astrofísico y divulgador Neil deGrasse Tyson. Yo vi ayer el primer capítulo y no quería dejar pasar la oportunidad de ofrecer por aquí mi opinión como muchos otros han hecho estos días.

Este producto es claramente superior al original, porque los tiempos han cambiado, las técnicas y la tecnología ha mejorado, etc. Y si ajustamos la inflación, este producto es claramente equivalente al original. Así que no puedo más que quitarme el sombrero y aplaudir. Los jóvenes de hoy van a quedar tan ojipláticos como vosotros —espectadores del primer Cosmos; viejunos, asumidlo— quedasteis en su día (o más).

Yo quedé encantado, maravillado. Y Almudena me preguntaba que por qué, que no me había enseñado nada el capítulo. A lo que yo respondí que, precisamente porque conozco los conceptos que se exponen, precisamente porque conozco las aproximaciones y simplificaciones que se hacen y los porqués que hay detrás, soy capaz de apreciar las decisiones que se han tomado y todo el cuidado que se ha puesto en su concepción y realización. Y me maravilla.

La perfección y la rigurosidad extrema no enganchan en divulgación, lo siento. Asumidlo también. Comentarios y críticas que he visto como que «el cosmos no existe», «en el espacio no hay sonido» y zarandajas similares no enganchan a un iniciado. Eso ya es divulgación nivel 2, y con eso no se ilusiona a nadie que no se haya pasado el nivel 1.

Lo único que hay para vosotros, seguidores de Sagan, es la frase inicial y el final oh-Sagan-qué-bueno-era que tanto os ha gustado. Enorme tributo y enorme acierto, pero eso a un niño de hoy en día se la refanfinfla: de nuevo, asumidlo. Viejunos.

Política mediante ingeniería inversa

Publicado por Almudena a las 16:18 Jueves 6 de marzo de 2014

Estimado Bildu:

Tú y yo no nos conocemos. Probablemente tampoco compartamos demasiados puntos de vista. Pero, a raíz de las últimas noticias que leo en prensa, observo el gran poder has adquirido y escribía para pedirte un par de favores.

Paradójicamente, tu poder no guarda relación alguna con tu representación parlamentaria. Esto es apenas anecdótico. Tu poder único emana de tu capacidad para encarnar a El Mal. Así, con mayúsculas, sin contexto ni objetivo: El Mal absoluto propio de seres mitológicos y abstracciones matemáticas que lindan con el infinito. A juzgar por las reacciones de los partidos mayoritarios, Bildu es el equivalente a los Nazis en el cine americano, o a Satanás en una iglesia.

Pues parece que se ha quedado buen día.

—Adolf Hitler

Podría parecer algo negativo para una fuerza política, pero estoy convencida de que semejante poder de repulsión puede ser utilizado inteligentemente. Eres como el Fairy con la grasa: allá donde te pongas, los repelerás a todos con fuerza infinita. Y esto, no deja de ser un modo muy eficaz de guiarlos donde se quiera. Por el momento, tu grandísimo poder está llevando a unos a no denunciar la corrupción (ya que podrían asociarles con El Mal y El Mal es peor que la corrupción, claro). Y, a otros, a justificar sus propios robos (uno puede robar siempre y cuando le lleve la contraria a El Mal).

Esto no beneficia a nadie. Si apoyas cosas sensatas, en general, todos estamos bien jodidos. Por eso, yo te propongo una línea política atrevida consistente en pedir y reclamar barbaridades mientras denuncias todo aquello que sea positivo para la sociedad. Por ejemplo: ¿qué tal si mañana lanzas un comunicado denunciando el excesivo gasto en sanidad y ciencia? ¿O apoyando la corrupción como seña de identidad del independentismo vasco? Estoy convencida de que mañana todos se pondrían de acuerdo en tu contra. Recuerda que IU ya realizó una prueba de concepto y el resultado fue más que satisfactorio. ¿Te imaginas?

La entrevista perfecta

Publicado por Almudena a las 11:12 Viernes 28 de febrero de 2014

Como bien sabe quien sabe quien se encuentra buscando empleo (aproximadamente, el 26% de los trabajadores españoles, según los últimos datos), existen pocas situaciones sociales más incómodas que una entrevista de trabajo. Se supone que uno llega allí para conseguir un empleo, dispuesto a discutir cuestiones estrictamente laborales, referidas a su rendimiento o competencia profesional. ¡Pero no! Es todo mentira. La situación se parece mucho más a una cita a ciegas no deseada o una primera sesión de psicoanalista —con el agravante de que, de las manos del interlocutor, pende gran parte de la propia autoestima y el pan para mañana—.

El entrevistador pretenderá querer conocerte a ti, como persona, y en un intervalo de 20 minutos que se nos hace tarde. Para ello, lanzará una serie de típicas preguntas altamente personales, que se espera que contestes ante un perfecto desconocido con impoluta seguridad y sinceridad. ¡JA! Mentira, ¡es todo mentira! No se te ocurra nunca ser sincero y espontáneo: es como ir a un concurso de guapos sin Photoshop. Ten por seguro que alguno de los otros 956 candidatos de la oferta de Infojobs habrá leído lo suficiente en Internet como para dar con la trola concreta que busca este entrevistador…

Tu única posibilidad es mentir, maldito, mentir cual Pinocho en erección. Llevar tu propia respuesta perfecta, guionizada y ensayada. En este post encontrarás una serie de propuestas para las tres preguntas más típicas e impertinentes, ¡y sin necesidad de tediosas búsquedas en Google!

—¿Cuál es tu mayor defecto según quien mejor te conoce?

Se incluyen un par de ejemplos de respuesta sinceras pero incorrectas, para que el lector pueda apreciar la diferencia:

—Perdone señora: NO LA CONOZCO.

—¡Protesto Señoría! ¡Me acojo a la 5ª enmienda!

Error. Es evidente que un candidato nunca, NUNCA, debe decir lo que se le pasa por la cabeza. Esta, como tantas otras, es una típcia pregunta trampa. El truco consiste en no revelar ningún defecto y, aún así, mostrarse ligeramente aflijido. Por ejemplo:

—Algunos dicen que soy demasiado perfeccionista… pero yo opino que nunca se es lo bastante perfeccionista.

El comodín del perfeccionismo puede sonar algo manido ya (tanto como la propia pregunta). Pero el giro final puede revelar ese genuino TOC ¡que todo empleador está buscando! Otra vertiente válida en esta misma línea podría ser:

—Soy demasiado bueno en lo que hago. Y esto, a veces, intimida a la gente con la que trabajo.

El workaholismo es otro transtorno digno de emular. Si tu apuesta va en esta línea y no te preocupa ser explotado en un futuro cercano, no dudes en contestar:

—A veces me obsesiono tanto con una tarea que cuando llega el final de mi jornada no me entero y me quedo trabajando hasta las tantas… ¡un auténtico vicio!

—Mi pareja dice que siente celos de mi trabajo. A veces me manda al sofá, de noche: cuando me pilla rellenando informes oculto bajo el edredón, a las tantas de la madrugada.

O la ignorancia total de los derechos laborales (ojo, la primera puede no ser muy adecuada si se opta a un puesto de contable).

—Soy muy despistado para las cuestiones económicas y movimientos bancarios; así que, si algún mes no cobro, ¡normalmente ni me entero!

—He tenido algún problema ocasional por no cogerme vacaciones o negarme a hacer huelga. Descansar es para débiles; y quejarse, cosa de rojos.

—¿Por qué perdió su último empleo?

Aquí la clave consiste en mantenerse positivo y evitar cualquier tipo de exabrupto. Si consigues explicar ese drama vital cotidiano sin abandonar los mundos de Yupi, no sólo serás apto para el puesto de trabajo: ¡podrías presidir el país! He aquí algunas respuestas posibles:

—La maravillosa reforma laboral del último año ha permitido que muchos españoles podamos salir en búsqueda de nuevas oportunidades.

—Comprendí que la sobrina de mi jefe tenía un don innato para realizar mi trabajo. Así que, por el bien de la empresa, decidí partir.

—El trabajo me hacía tan feliz… que de repente, sentí miedo a acostumbrarme.

—El universo y la flexibilización laboral han querido que nos conozcamos usted y yo, hoy, aquí…

—¿Cuáles son sus espectativas salariales?, ¿cuánto esperaría cobrar por este trabajo?

Es muy importante que recuerdes que tú estás ahí por un trabajo. Lo de cobrar es secundario. Mejor dicho: un daño colateral. Si buscasen gente dispuesta a percibir un salario digno, no habría tantos becarios contratados (y sin contrato). He aquí la respuesta que debes dar:

—Menos que los otros candidatos.

—Menos.

—¿Dinero?, ¿qué dinero? ¡Ah, pero que encima pagan algo! Qué dichoso me siento…

El futuro de la ciencia

Publicado por Iñaki a las 14:14 Domingo 2 de febrero de 2014

La historia está plagada de pequeñas y grandes mentes que hicieron el ridículo más grotesco tratando de responder a esto en su tiempo.

Pablo Rodríguez, @DonMostrenco, sobre la recurrente pregunta ¿qué descubrimiento científico cambiará el mundo?

La ficción supera a la ficción

Publicado por Iñaki a las 23:36 Martes 28 de enero de 2014

Holmes no existió, pero debería haber existido. Así de importante es para nuestra cultura. Consideramos que el mito de Sherlock Holmes está ya tan profundamente enraizado en la psique nacional e internacional a través de libros, películas, radio y televisión que prácticamente ha trascendido los límites de la ficción.

David Giachardi, director de la Royal Society of Chemistry en 2002, durante la investidura del personaje como miembro honorario de dicha sociedad.