La homofobia ya no es apta para mayorías

Publicado por Almudena a las 8:53 Lunes 2 de enero de 2012

(Este es un post que llega con días de retraso a tratar un tema bastante polémico. El propósito  no es otro que el de aportar otro punto de vista y llevarle la contraria —o noa otros que ya han escrito antes que yo)

Hace unos días, cundía la indignación en las redes sociales ante el descubrimiento de que unos grandes almacenes españoles llevaban años vendiendo un libro que afirma que la homosexualidad es una enfermedad y puede tratarse. Hace aunos días menos unas horas, los grandes almacenes decicían retirar de sus estanterías el libro causante de la polémica. La indignación cundía entonces en las redes sociales, alertadas por la “censura” ejercida desde las redes sociales.

Y yo no termino de entender bien por qué se concede semejante entidad a una decisión comercial puntual, de unos grandes almacenes en concreto. Me parece más que exagerado, una falsedad, hablar en este caso de censura. En España, para bien y para mal, sigue siendo perfectamente legal pensar y decir todo tipo de barbaridades. Incluso vomitarlas en voz alta. De hecho, ahí sigue colgada la web de Hazte Oír. Otra cosa muy diferente es que a una marca en concreto le salga rentable darles eco o verse asociada a ellas.

El Corte Inglés sabe bien que hay muchas cosas capaces de perjudicar su imagen de marca. Sabe que el uniforme de sus empleados debe lucir impoluto. Sabe que la falda de las dependientas debe cubrir pudorosamente sus rodillas, que el azul marino es un clásico y que conviene tratar a los clientes de usted. Conoce la importancia de la tipografía, del olor y la limpieza de sus instalaciones, del diseño de sus anuncios.

Todos ellos parecen criterios válidos para que un potencial cliente elija frecuentar cierto establecimiento. Pero, por algún motivo, los productos a la venta en el establecimiento no deberían serlo. Hay quien se alarma por la llamada al boicot. Lo suyo es huir de una marca que se publicita en Comic Sans o sube los precios del tomate en enero: preocuparse porque da visibilidad a panfletos homófobos es cosa de inquisidores.

Por suerte, los grandes almacenes se han dado cuenta de que la venta de porquería también puede perjudicar su imagen de marca. De hecho, existe una gran colección de productos que no se pueden ver en sus estanterías. Un cliente de bien, acostumbrado a las faldas azules y el trato de usted, no quiere ir con los niños a descubrir que ya es primavera y darse de bruces con “Las Guarras de las Galaxias” en DVD. Ni con la venta de bragas de segunda mano. Ni con camisetas de Soziedad Alkohólika. Ni, ya era hora, con textos homófobos.

Pero esto no significa que el contenido de ese libro esté censurado en este país o que nadie haya querido quemarlo. Cualquier librería lo suficientemente minoritaria, con un “target” lo bastante definido ideológicamente como para no temer un boicot de rojos y maricones, podrá permitirse venderlo. Y supongo que con gran éxito económico después de lo sucedido. Es más: en un mundo bien guionizado, La Gaceta empezaría a repartirlo dentro de unos pocos domingos. La novedad aquí es que el emisor del mensaje ha cambiado: ese texto ya no puede venderse en un establecimiento dirigido a mayorías, respaldado por una marca pretendidamente “neutra” y políticamente correcta, como si fuese “un libro normal”. Y, fuera de los comercios convencionales, perderá la visibilidad necesaria para difundir su mensaje más allá de aquellos que ya lo recitan en su credo.  La novedad aquí es que la homofobia ya no es apta para mayorías.

Lo fascinante es que el departamente de marketing de El Corte Inglés haya tenido que esperar a que alguien les sacase los colores para tomar estas medidas. Supongo que esperarían que nadie se diese cuenta. Que los ingresos de la porquería siguiesen llegando sin hacer demasiado ruido. Total: ¿quién iba a fijarse? La culpa es de Twitter, que publica lo que le da la gana.

El único poder que nos queda, ahora que ya nadie cree en la democracia, es el que tenemos como consumidores: como dinero repartido en pequeños montoncitos. Quizás es el momento de empezar a usarlo responsablemente. Quizás las redes sociales sirvan para organizarse también en esto.

↓ Adelante, ilústranos

Comentáridos

  1. 1 Doctor Mapache dijo:

    Yo ya he dicho todo lo que tenía que decir en casa del tito Rinze.

    Bueno, todo no, otra cosa más, EFECTO STREISSAND.

    Responder
  2. 2 Iñaki dijo:

    Yo estuve 100 % de acuerdo con el tío Rinze cuando leí su artículo en primicia en la lista de Amazings y, varios días, varios artículos y múltiples opiniones más tarde, lo sigo estando.

    Responder
  3. 3 Almudena dijo:

    ¡Oh traidor!
    Sinceramente, no creo que lo que dice Rinze sea incompatible con lo que he escrito yo aquí. Un libro no hace a un loco y no debe prohibirse en ningún caso: pero cada marca comercial debe preocuparse por cuidar su propia imagen.
    Para mí todo esto no va más allá de eso: Ariel se publicita con amas de casa felices. El Corte Inglés no quiere que mezclen su imagen con cierto tipo de textos.
    Otra cosa es el sinsentido de la recogida de firmas y demás. Pero no creo que eso haya sido el causante de todo este lío. No creo que ECI haya cambiado por unas cuantas firmas. Si no por el aluvión y la mala publicidad que venía detrás.

    Responder
  4. 4 Aaron dijo:

    Con el Lobby Gay de por medio apenas hay libertad de expresión, todo aquel que esté en contra de estos patéticos estilos de vida, será castigado… Es lamentable que en pleno siglo XXI no haya libertad de expresión.

    Responder
  5. 5 MonEsVil dijo:

    @Aaron:
    ¿Cómo era aquello? Ah, sí. Quod erat demonstrandum.

    Responder
  6. 6 Antonio López-Peláez dijo:

    La cuestión es espinosa, pero creo que, en lo sustancial, Almudena acierta: cada autor tiene derecho a escribir lo que venga en gana, cada editorial a publicar lo que le venga en gana cada distribuidor a distribuir lo que le venga en gana… y cada establecimiento a vender lo que le venga en gana por los motivos que crea convenientes. No está obligado a absolutamente nada. Sólo faltaría. A fecha de hoy, sin ir más lejos, El Corte Inglés no vende ninguno de mis libros, y yo no tengo nada que objetar al respecto. No me queda más que cerrar la boca y sufrir estoicamente sin argüir censuras, conspiraciones ni boicots. Mi trabajo me cuesta, eso sí. Pero no flaqueo. De momento.

    Responder
  7. 7 Antonio López-Peláez dijo:

    La cuestión es espinosa, pero creo que, en lo sustancial, Almudena acierta: cada autor tiene derecho a escribir lo que venga en gana, cada editorial a publicar lo que le venga en gana cada distribuidor a distribuir lo que le venga en gana… y cada establecimiento a vender lo que le venga en gana por los motivos que crea convenientes. No está obligado a absolutamente nada. Sólo faltaría. A fecha de hoy, sin ir más lejos, El Corte Inglés no vende ninguno de mis libros, y yo no tengo nada que objetar al respecto. No me queda más que cerrar la boca y sufrir estoicamente sin argüir censuras, conspiraciones ni boicots. Mi trabajo me cuesta, eso sí. Pero no flaqueo. De momento.

    Responder
  8. 8 Leocricia dijo:

    La terapia reparativa de la homosexualidad ha ayudado a mucha gente, pero tal y como dice Aaron el lobby gay tiene mucho poder.

    Yo también apoyo a la libertad de expresión, pese a quien le pese.

    Responder
  9. 9 Heli dijo:

    Es verdad que para encontrar material sobre muchos temas y electrónica asequible el Corte Ingles es el último sitio en el que uno buscaría.

    Cuando pone usted:

    “Un cliente de bien, acostumbrado a las faltas azules y el trato de usted”

    Imagino que será “faldas azules”

    Responder
  10. Pingback: La homofobia ya no es apta para mayorías

  11. 10 Almudena dijo:

    Corregido Heli, ¡gracias!

    Responder
  12. 11 Alvaro dijo:

    Esta claro que en la sociedad de consumo, y de la libertad de expresión, cada uno vende, escrube, distribuye regala y dice lo que le venga en gana, por eso estamos en democracia.

    Este comercio ha estado con ese libro en stock, por algo, por que le compensaria en terminos economicos(al fin y al cabo es de lo que trata un comercio), y solo ha visto las orejas al lobo (en mi opinion un poco tarde) cuando la “revolucion” ha llamado la atencion de un publico mas grande, porque apuesto que hasta que este fenomeno no llego a las redes sociales el 99,9% de la gente no pensabamos que este libro estaba en este comercio o tan siquiera que existiera. Asi es la sociedad de consumo/informacion. Eso si libertad ante todo, cada uno que acarree con su conciencia Y/O valores.

    Responder
  13. 12 Estudiante dijo:

    El problema es que con “Las Guarras de las Galaxias” (xD) ni siquiera se plantean si ponerlo en el escaparate o no.
    Tal vez es otra estrategia publicitaria para atraer a gente, pues ahora es posible que haya personas que se dediquen a rebuscar “libros prohibidos” por sus estanterías y terminen comprando algún que otro libro que encuentren curioso.
    Si será por especular… :)

    Responder


Los comentarios están cerrados.