Sobre ética farmacéutica

Publicado por Iñaki a las 10:30 Viernes 7 de diciembre de 2012

(Esta anotación se publica simultáneamente en Naukas)

Pongámonos en situación. Una persona sale del médico con sus recetas y un dolor de muelas de los que no dejan dormir (quien dice dolor de muelas, dice cualquier tipo de infección bacteriana que conlleve dolor, mucho dolor). El susodicho encara hacia la farmacia con unas ganas terribles de irse a su casa y tomarse el siguiente chute de ibuprofeno, que tocaba hace una hora pero que no se ha tomado porque estaba en la consulta. En esto que le toca el vendedor con título de Farmacia de turno y le «aconseja» (con veinte comillas): «Mira, este antibiótico es muy fuerte [estamos hablando de amoxicilina], por lo que te va a bajar mucho las defensas y te va a dar diarrea. Yo te aconsejo que te tomes también esto». Redoble de tambores.

«Para favorecer las fisiológicas defensas inmunitarias». Esto lo ha escrito el maestro Yoda.

¿Resultado? El pobre sujeto ni mira lo que compra, se fía del señor serio de bata blanca que hay tras el mostrador; así que venga, padentro que hay prisa por ir a gimotear a otra parte. Así que, mediante mentiras, le acaban de endosar una gran mierda pinchada en un palo por el módico precio de 14,5 euros: un puto complemento dietético.

Sí, me ha pasado hoy a mí, y efectivamente, cuando me pongo malito me vuelvo automáticamente gilipollas, como cualquier hijo de vecino. Por lo menos, dentro de lo que cabe, yo soy un tipo escéptico, y una vez en casa, me he puesto por fin a mirar qué cojones había comprado. Y han saltado todas las alarmas de las dos neuronas que todavía funcionaban. Y he preguntado y me he informado, para llegar a finalmente a la poco agradable conclusión de que me la habían metido doblada. Por lo menos, dentro de lo que cabe, he vuelto allí, me he despachado a gusto y me han devuelto el dinero.

Ahora imaginaos cuántas personas entran allí (aquí, por cierto, una farmacia que está justo al salir de un consultorio médico) y no se hacen tantas preguntas, ni siquiera a posteriori; simplemente se fían de que el señor de bata blanca que hay tras el mostrador está velando por su salud. Multiplicad por 14,5 euros. No voy a preguntar si es ético que esto suceda, porque tengo muy claro que no lo es. Voy a preguntar, en su lugar, ¿es ético que se permita que esto suceda? ¿Es ético que esto no sea denunciable? ¿Es ético, siquiera, que se venda en una farmacia algo que no es un medicamento?

↓ Deja tu comentario
  1. 1 animanegra dijo:

    Te han timado!!! Tontoooooooooelculoooooooooo!!!!!

    Ahora en serio, da vergüenza ajena que puedan pasar este tipo de cosas. ¿Tanta comisión se llevaran o es que simplemente la gente no tiene ni puta idea? ¿¿Estaremos sufriendo un rápido y drástico proceso de atontamiento??? ¿¿¿La evolución ya no va ha asegurar la permanencia del mas inteligente si no la del mas garrulo??? :\

    PD: ¿No hay posibilidad de poner una queja a consumo? Hoja de reclamación y esas cosas

    Responder
  2. 2 Camarada Bakunin dijo:

    @animanegra: No creo que quepa la queja, dado que no están haciendo nada “manifiestamente” ilegal.

    Responder
  3. 3 Camarada Bakunin dijo:

    Pero qué puta vergüenza, pardiez.

    Creo que me voy a recorrer las farmacias de Ávila. A ver si soy capaz de encontrar una sola que no venda hechicerías… Apuesto ya a que no.

    Responder
  4. 4 DaniBoinc dijo:

    ¡2000 millones de fermentos tindalizados! ¡Esto debe ser la ostia! :)

    Responder
  5. 5 DaniBoinc dijo:

    Buscando que son los fermentos tindalizados me he encontrado con esto: http://alacantdietetica.com/web/prodimp.asp?idprod=450.

    Se trata del mismo producto pero para niños, lo cual aún me parece menos ético si cabe.

    Resulta que los fermentos son los famosos lactobacillus, entre ellos el L.Casei, escogidos basándose “en una amplia literatura científica internacional que demustra su eficacia” (la falta ortográfica no es mía).

    Responder
  6. 6 MonEsVil dijo:

    «Cometen estafa los que, con ánimo de lucro, utilizaren engaño bastante para producir error en otro, induciéndolo a realizar un acto de disposición en perjuicio propio o ajeno.» —Artículo 248 del Código penal.

    «Hay dolo cuando, con palabras o maquinaciones insidiosas de parte de uno de los contratantes, es inducido el otro a celebrar un contrato que, sin ellas, no hubiera hecho.» Artículo 1269 del Código civil.

    Responder
  7. 7 Iñaki dijo:

    @Camarada Bakunin: Apuesta segura.

    @DaniBoinc: Es tremendo esto de los fermentos. Magistral fue la presentación de Scientia en Naukas Bilbao sobre este tema, en concreto habló sobre cómo nos engañan los Actimeles de Hacendado con el asterisco que quiso ser gota de leche.

    @MonEsVil: Dicho así parece aplicable, pero no sé… Si a los tarotistas y demás no se les aplica porque se considera “evidente” que no es un engaño…

    Responder
  8. 8 MonEsVil dijo:

    Lo de los videntes tiene una explicación que a mi personalmente me convence, aunque sé que a mucha gente no. Se considera que los tarotistas no cometen estafa porque no utilizan engaño «bastante para inducir error en otro»; o sea, que el engaño es tan burdo, tan obvio, que no hay estafa posible.

    Aquí no es así, porque te está engañando un señor que tiene de su lado la presunción de profesionalidad, lo que resulta más grave.

    Ahora bien, no digo que esto sea una estafa penal, porque creo que la cuantía de lo defraudado es insuficiente para atraer la acción penal de la justicia. Lo que sí digo es que, a diferencia de lo que cree @Camarada Bakunin, sí que se está haciendo algo manifiestamente ilegal.

    Responder
  9. 9 Pablo de la Merced dijo:

    Me parece normal que te vendieran ese producto. Al fin y al cabo, lo natural es mucho mejor que lo que algunas empresas farmacéuticas nos quieren meter, acabando con las defensas naturales de nuestro cuerpo

    Responder
  10. 10 animanegra dijo:

    Ya te digo!!!! Todo el mundo sabe que lo natural es mas sano. Yo todos los dias me acuerdo de este anuncio:

    http://www.youtube.com/watch?v=z-VbVQHtSnE

    Responder
  11. 11 Pablo de la Merced dijo:

    Y este en concreto lleva uña de gato galvanizada

    Responder
  12. 12 animanegra dijo:

    Pues la uña de gato es la cura del sida, que lo sepáis:

    http://www.yinyangperu.com/una_de_gato.htm

    “En Iquitos, Perú, se asegura haber curado muchos casos de Sida con un cocimiento de las dos variedades de Uña de Gato (Uncaria tormentosa y Uncaria gianensis) que se toma en dosis de 45c.c. cada ocho horas”

    Responder
  13. 13 Pablo de la Merced dijo:

    ¡Póngame dos, oiga!

    Responder


Los comentarios están cerrados.