Estadística para todos: prevalencia e incidencia

De entre todos los conceptos que se emplean en epidemiología, hay dos medidas básicas que describen el impacto de una enfermedad: prevalencia e incidencia (incidencia acumulada, para ser más precisos, pero usaremos el término incidencia por simplicidad). Ambas son medidas de frecuencia, esto es, el porcentaje de casos afectados sobre un grupo. Vamos a analizar cada una de ellas mediante ejemplos gráficos.

Prevalencia

La prevalencia es el número de afectados por una enfermedad dividido por el número total de personas en la población o grupo de interés en un momento determinado. Pongamos que tenemos una población de 116 bolitas, de las cuales, hay 16 verdes y 100 azules. Las bolitas “enfermas” se nos van a volver rojas.

bolitas_prevalencia

Como vemos, tenemos 14 bolitas enfermas en total, de las cuales, 8 son azules (57.14 %) y 6 son verdes (42.86 %). La prevalencia en el total de la población es 14 enfermas entre 116 bolitas, 12.07 %. La prevalencia en el grupo de bolitas azules es 8 entre 100, 8 %, mientras que en el grupo de bolitas verdes es de 6 entre 16, 37.5 %.

Esto quiere decir que, si escoges una bolita al azar y no puedes ver el color, la probabilidad de que esté enferma es del 12.07 %. Sin embargo, si puedes ver el color, tienes más información: si la bolita es azul, la probabilidad de que esté enferma ahora es del 8 %, mientras que si es verde, la probabilidad pasa a ser del 37.5 %.

Incidencia

La incidencia es el número de nuevos afectados en un intervalo de tiempo dividido por el número de individuos sanos de una población o grupo de interés. Retomando el ejemplo anterior, supongamos que pasa un año y aparecen 2 nuevos casos en las bolitas azules y 1 nuevo caso en las verdes.

bolitas_incidencia

Tenemos que, de cada 3 nuevos enfermos, 2 son azules (el 66.67 %) frente a 1 verde. La incidencia el total de la población es de 3 entre 92+10, 2.9 %. Sin embargo, la incidencia en el caso de las bolitas azules es de 2 entre 92, 2.17 %, mientras que en las verdes es de 1 entre 10, 10 %.

Esto quiere decir que, si escoges una bolita sana al azar y no puedes ver el color, la probabilidad de que enferme en el próximo año es del 2.9 %. Sin embargo, si puedes ver el color, de nuevo, tienes más información: si la bolita es azul, la probabilidad de que enferme ahora es del 2.17 %, mientras que si es verde, la probabilidad pasa a ser del 10 %.

Las bolitas verdes tienen mayor tasa de contagio, el número de casos nuevos crece a más velocidad, a pesar de que, en números absolutos, hay más nuevos casos azules que verdes. La incidencia de las bolitas azules es muy parecida a la incidencia total porque las bolitas azules son amplia mayoría. Para que las bolitas azules tuvieran una tasa de contagio similar a la de las verdes, deberían haber aparecido unos 9 casos nuevos en lugar de solo 2.

Conclusiones

En nuestro ejemplo, conocer el color de las bolitas nos aporta mucha información. Nos dice que algo está sucediendo en las bolitas verdes porque sus números no cuadran: están muy por encima de los de la población general.