(Post)Concierto fin de carrera

Casi me da miedo darle al play. Estoy nervioso, más que ayer incluso. Pero ya está hecho. Porque ya está hecho. Para la posteridad quedan todas mis virtudes y también mis meteduras de pata, que las hubo. Afortunadamente, fueron razonablemente pocas; y muchas menos, evidentes. Cosas del directo.

A pesar de todo, acabé disfrutando. Con el estómago en la garganta, pero disfrutando. Regodeándome en el puro sufrimiento… es curioso hacer música. Los que solo la escucháis, no os hacéis ni una ligera idea. Es como un juego de oxímoron. Piensas y no piensas; ¡en qué narices estás pensando? Estás tan sumamente concentrado que no tienes ningún control sobre lo que está pasando. Los dedos saben perfectamente qué tienen que hacer, pero no saben adónde ir. Y mientras luchas contra ellos uno a uno, un poco más fuerte para destacar esto; la próxima nota la tengo que bajar para afinar con el piano, pero la siguiente no; qué ganas de toser…; no corras o el cambio de tempo posterior no se va a notar; aquí toca respirar, pero poco para no ahogarme; y después necesito mucho aire o no llegaré; cuidado con esa articulación, que tengo la boca un poco seca; mierda, llega el cambio de página y la he puesto mal… Y millones de cosas más cada segundo.

Tengo que decir que estoy orgulloso del resultado. Solo me queda dar las gracias a mis acompañantes, Pedro y Carlos, y a todos los que vinisteis a compartir este día conmigo, incluso de muy lejos. Y, muy especialmente, a mis amigos Txus, Rubén y Pablo, por ocuparse de todo en el backstage y sobre el escenario, y porque sin sus ánimos y sus bromas entre pieza y pieza me habría resultado muchísimo más difícil dominar los nervios.

5 comentarios sobre “(Post)Concierto fin de carrera

  1. ¡Estupendo concierto, Iñaki!¡Enhorabuena!

    Tú habrás notado los errores pero desde fuera no se han visto. La interpretación ha estado a un gran nivel.

    Para mi gusto (reitero “gusto”, no es nada técnico) lo más flojo la Debussy, pero estando más que correcta. Yo, como aficionado que soy a este compositor, me gustan los fraseos muy ligados (líneas, no puntos aunque existan, impresionismo); pero es sólo una apreciación muy personal. Y aquí me refiero a los dos, clarinete Y piano.

    El trío de Brahms ha estado muy bien, pero aquí ha desmerecido un poco la toma de sonido, por la que, al menos en mi equipo, se han perdido parte de los graves que son la magia de clarinete y cello.

    Finalmente, sorprendido muy agradablemente con el Time Pieces, que no conocía ni pieza ni autor.

    En general, como decía al comienzo, un muy buen concierto que he disfrutado mucho. De nuevo, felicidades.

  2. ¡Todavía no lo he podido ver! Pero enhorabuena de todas formas. Me hago una idea bastante precisa de lo que has pasado y del esfuerzo que habrás necesitado para llegar hasta donde has llegado. Felicidades. De aficionadillo a señor músico.

Comentarios cerrados.