Concierto para violín Op.35 de Tchaikovsky

Ver vídeo

Este fin de semana hemos ido a ver El concierto, una película de Radu Mihaileanu. El título hace referencia a la obra protagonista de la trama: el concierto en Re Mayor para violín de Tchaikovsky. La película es muy recomendable, cómica y enternecedora, llena de músicos rusos en busca del pájaro de fuego, que tocan como sólo saben hacerlo al Este de los Urales. El único inconveniente que le encontré, es que me ha dejado grabado en los oídos, con tinta indeleble, el dichoso concierto. Consecuentemente, hoy me he propuesto contagiároslo también a vosotros.

Se trata de uno de los conciertos más populares para violín y, probablemente, uno de los más difíciles. De hecho, cuando Tchaikovsky terminó de escribirlo en 1878, dedicándoselo a uno de los maestros del violín de la época, Leopold Auer, este lo rechazó aduciendo que era una pieza imposible de tocar. Sí era posible tocarlo, sin embargo. De hecho, Tchaikovsky había trabajado con su pupilo y violinista, Yosif Kotek, en su composición. Tras buscar a un nuevo intérprete, la obra se estrenó en 1881 a manos de Adolph Brodsky, ante el rechazo inicial del público (probablmente esta primera interpretación no fue lo bastante ensayada). Hoy, sin embargo, forma parte del repertorio más conocido del romanticismo.

Me sorprendió descubrir que Tchaikovsky compuso esta obra en un retiro vacacional, mientras se recuperaba de la depresión causada por su fracasado matrimonio. La homosexualidad encubierta del compositor lo había llevado a casarse con Antonina Miliukova, para mantener las apariencias y con un resultado desastroso. Sin embargo, al escuchar el primer movimiento de este concierto percibo, no tristeza, sino todo lo contrario: euforia, una alegría de vivir desbordada… no histérica ni hilarante, sino puramente romántica: tierna, apasionada, dando brincos por la pradera. El segundo movimiento, por otra parte, a pesar de todo su lirismo, no me parece muy íntimo. Parece más bien que Tchaikovsky nos contase una leyenda, muy triste, sí, pero ajena a él.

20 comentarios sobre “Concierto para violín Op.35 de Tchaikovsky

  1. Imprescindible. Monte una lista de reproducción y puse una entrada en el blog con el mismo concierto hace dos años :)

  2. Yo últimamente lo tengo metido en el oído a todas horas, no puedo evitarlo. Sospecho que tiene algo que ver, también, con la llegada de la primavera.

  3. Mi concierto para violín favorito, desde que lo escuché la primera vez hace ya 20 años. Entre los grandes violinistas del s. XX, prefiero la versión de Oistrakh, me resulta más calida que la de Heifetz del post.

  4. Gracias por toda la información sobre esta obra. Es como estar allí mientras la componía. Una delicia. Aida

  5. Yo también fui a ver la peli el otro dia y me produjo el mismo efecto. Pero de toda la vida ha sido este mi concierto de violín favorito (creo que es el favorito de toda mi familia, desde mi abuelo para abajo), así que no me quejo. Delicioso.

  6. maravilloso!!!!!, el concierto que alguna vez hemos oido pero nos ha resbalado en los oidos, esta vez me ha hecho llorar (igual que lo hace el violín). Gracias por subirlo aquí, me lo quedo en favoritos

  7. Gracias por vuestra generosidad, acabo de ver la pelicula y me ha puesto la carne de gallina recordar esta música.

    Saludos

    José Luis

  8. <opino igual, prefiero la version de Oistrach a la de Hedifet, ¿sabeis de quien es la version de la pelicula?.
    Un saludo

    Angel

  9. @Miss Fidget:
    EL CD “Violin concerto in D op35 from TCHAIKOVSKY: Gidon Kremer, Berliner Ph / Lorin Maazel. JUNTO CON LA DE ZINO FRANCESCATTI (1943) SON LAS MEJORES PARA MI. SI NO HA OIDO ESTAS VERSIONES, SE LAS RECOMIENDO.

  10. La película divertida y enternecedora, el concierto un maravilla, pone la piel de gallina, gracias por compartirlo.

  11. Increíble música, soy amante de Bethoven, Mozart, Wagner,Tchaikovsky, tengo una colección envidiable de música esta de la buena y no se porque nunca compré ni había escuchado esta, en verdad solo escucharla saca lágrimas. Ya ordené la película y el DVD de música también.

  12. Maravillosa pelicula, te hace reir, te hacer llorar.
    La musica te cautiva, el concierto final es sensacional, magico…….

  13. Perdona, Almudena, pero Chaikovski, en español, no comienza con una T ni termina con una y. Esa es la forma en que lo escriben los ingleses que, como sabrás, nunca acaban una palabra en i latina, sino en y griega. Desde luego, he de reconocerlo, ese fallo está muy extendido entre nosotros.

    Cordialmente.

Comentarios cerrados.