Sobre ‘feminazismo’

Acabo de recopilar unos enlaces viejunos muy interesantes que hablan sobre «feminazismo» —ya sabéis, ese feminismo de mentira que enarbolan aquellos (y aquellas) que pretenden que cometamos aberraciones tales como «ciudadano y ciudadana», incomodidades innecesarias como «ser humano» o «personal investigador», y que quieren obligarnos a que nos gusten los pollos y las pollas—  que me apetece dejar por aquí, para vuestro regocijo y para tenerlos a mano.

El primero de los artículos es del 21 de agosto de 2005 y está firmado por la afilada pluma de Arturo Pérez-Reverte. En él, critica el calado cada vez mayor que va teniendo este talibanismo lingüístico en textos legales —ya de por sí incomprensibles—. Y por cierto, el título, Las miembras y los miembros, se revela como un vaticinio de un suceso reciente.

El segundo artículo, El pelma ante los plastas, es de Javier Marías, del 13 de julio de 2008. Es inmediatamente posterior al famoso «miembros y miembras» de la Ministra de Igualdad (la misma que saluda en su blog con un más que vomitivo «bienvenid@»; si es que… las ministras y diputadas son cargas públicas), y sobre ello habla. Plasmo aquí un pedazo esclarecedor:

[…] decir “miembra” me parecía tan estúpido como si los varones empezáramos a decir ahora –y aún más grave, a exigir que se diga– “víctimo” cuando se hable de uno de nosotros, o “colego”, o “persono” o “pelmo”. Esto es, hay vocablos que son invariables y cuya terminación en a o en o no indica género. Si yo escribo que Carrero Blanco fue víctima de ETA, he de seguir empleando el femenino –por ejemplo en la frase “y ha sido la de mayor rango de todas ellas”–, por mucho que las exageradas cejas de aquel Almirante no admitieran dudas sobre su sexo. Lo mismo que si afirmo que John Wayne era una persona afable, debo añadir “y querida por cuantos la conocieron”, por mucho que Wayne se erigiera en uno de los símbolos de la virilidad (pese a llamarse Marion, por cierto, en la vida real). ¿Tan difícil de entender es esto, Santa Virgen?

[…]

El tercer y último (y magnífico) artículo es de agosto de 2009. Resulta que, este año pasado, la Universidad de Zaragoza impulsó (y el Gobierno de Aragón subvencionó) una bochornosa iniciativa titulada Nombrar en femenino es posible: ¡Inténtalo! (no os perdáis la tabla de recomendaciones), todo ello a través de una cosa que tienen llamada Observatorio de Igualdad de Género (risa floja aquí). Sobre este tema escribe Pérez-Reverte en Tontos (y tontas) de pata negra. He aquí el comienzo:

Uno comprende que tiene que haber tontos, como tiene que haber de todo. Me refiero al tonto social, o sea. Al que normalmente llamamos tonto del haba. Al imbécil de andar por casa. De diario. Son criaturas de Dios, como dijo San Francisco del hermano lobo, si es que lo dijo, y tampoco es cosa de pasarlos por el lanzallamas. O de pasarlos sin más. Tienen tanto derecho a existir como cualquiera. Incluso un tonto evidente, lustroso, bien cebado, de esos que da gloria verlos, tipo cuñado Mariano, hace su papelito en determinados lugares. Decora el paisaje. Sobre todo si, como ocurre a menudo, no tiene conciencia de lo tonto que es. O de lo que puede ser si se lo propone, en plan película de superación deportiva americana, con el entrenamiento y el esfuerzo adecuado.

Y es que un tonto en condiciones, situado en el lugar idóneo, el trabajo, la vida cultural, la política, completa la vasta y asombrosa obra de la Naturaleza. La armonía del Universo. Enriquece la vida, para que me entiendan. Sirve como referencia. Como tontómetro del entorno y como brújula para los demás. Por eso siempre he sido partidario de tener un tonto a mano. No demasiado cerca, ojo. Un tonto es como las escopetas: lo carga el diablo. Pero tenidos a distancia y bajo control razonable, se aprende mucho observándolos. […]

Actualización (14/01/2010): y otro más.

80 comentarios sobre “Sobre ‘feminazismo’

  1. La tontería no es más que tontería. Lo principal es que no sea dañina, porque una cierta dosis es inevitable para nuestra naturaleza.
    Pero en cuanto a usar mal la lengua, de manera mucho menos inocente, es bastante peor y más perjudicial el uso banalizador y abusivo de “nazi”.

  2. A ver, si una mujer dijese “todas nosotras…” refiriendose tanto a hombres como a mujeres, ¿como les sonaría?
    Es verdad que es un engorro y poco práctico, pero no me parece una tontería en el fondo.

  3. He estado en grupos donde la mayoría son mujeres y se empleó el “todas nosotras” y no lo consideré mal. Sobre todo porque varías de las presentes se relacionan profesionalmente con los estudios de género. :-) En todo caso, molestaría más un “Todos nosotros y todas nosotras”; que sea uno u otro, pero no los dos, que es lo que se estila más.

    Ahora una anécdota verídica, que curiosamente me ocurrió este fin de semana. Escuchando a un orador, llegó un momento en que dijo que debíamos ser “símbolos y símbolas” (sic). Y como lo dijo sin reírse, pues creo que fue en serio. ¿Cuántas “símbolas” habrán surgido al final del discurso?

  4. A ver, si una mujer di­je­se “todas no­so­tras…” re­fi­rien­do­se tanto a hom­bres como a mu­je­res, ¿como les so­na­ría?

    Mal. El género no marcado toma la forma del masculino, pero no lo es. En realidad es neutro y como tal debe emplearse.

  5. Yo también lo he visto en mi facultad. Como somos todos tan progres. Digo todas. Digo… El caso es que el alumnado es mayoritariamente femenino, y alguna vez llega alguno a recordárnoslo: “Os propongo a todas (incluso las que tenéis rabo)”. En fin…

  6. Pues yo sigo pensando que es una tontá pero que muy grande, y una muestra de sexismo impresionante, asociar el género de una palabra con el género de una persona.

    En español, hay dos géneros gramaticales: el no marcado o inclusivo, y el marcado o exclusivo. Por eso, si decimos “trabajadores” (que es de género no marcado y por tanto inclusivo) no estamos especificando de qué sexo son esos trabajadores. Ahora, si decimos trabajadoras, estamos usando el género gramatical marcado, o sea que estamos excluyendo conscientemente a los trabajadores de sexo masculino.

    Me parece más sexista decir “trabajadores y trabajadoras”, porque hace hincapié en que son diferentes y el sexo importa, que decir “trabajadores” y asumir de una vez que no importa de qué sexo sean.

  7. Es cierto que el lenguaje que proponen algunos feministas suena muy mal; sin embargo, a mí me duele mucho más leer los laísmos de Javier Marías que oír a una ministra decir miembras. Además, tanto Pérez-Reverte como Marías están ya muy cansinos con este tema (casi tanto como aquellos a los que critican), les molestará mucho pero les está viniendo fenomenal para rellenar sus articulillos. Es más, a Pérez-Reverte sus diatribas antifeministas le han servido para ser miembro de la RAE que si no de qué iba a estar ahí.

  8. El masculino es el género no marcado y por lo tanto inclusivo. Eso es cierto, pero el uso de la misma forma para ambos (masculino y genérico) no deja de marcar el lenguaje, se haga a propósito o no.
    Por eso suena un poco raro decir “todos nosotros” cuando los presentes son mujeres en aplastante mayoría, aunque sea lo teóricamente correcto.
    Si se repasan artículos publicados hace veinte o cincuenta años en alguna recopilación o antología (por poner un ejemplo que yo he puesto en práctica) se observa como el supuesto genérico inclusivo es en realidad tácitamente masculino. Por ejemplo, abundan las expresiones del tipo: “Diga usted, amable lector, si su esposa o madre no hacen lo mismo“. Y muchas otras que demuestran que el escritor, en realidad, está dirigiéndose mentalmente a lectores hombres.
    Se pueden poner muchos otros ejemplo similares, no sólo del “lector mental” que tiene en la cabeza quien escribe, sino del sujeto acerca del que escribe, cuando este sujeto es, explícitamente, la “humanidad” o “los españoles” o “los trabajadores”, pero continuamente traiciona que sólo está pensando en el género masculino.

    Puesto que se supone que el lenguaje refleja la realidad mental de los hablantes (o tiende a ello), es bastante lógico esperar que cambie según cambia la realidad social. Que las tentativas en esta dirección lleven provisionalmente al ridículo o a las enumeraciones trabajosas y ortopédicas es quizá inevitable por ahora, el tiempo dirá qué cambios o soluciones se acaban imponiendo.

    Ah, y la escocedura perpetua que exhibe Perez Reverte al respecto (mucho más allá de la crítica ocasional razonable) es una demostración más, si se necesitaba, de que es tonto de baba. Dicho sea sin acritú.

  9. Aloe, no es que sea lo téricamente correcto, es que es lo correcto. El castellano es así. Pasamos del masculino, femenino y neutro del latín al masculino y femenino, y, tal vez por la época, supongo, o porque el parecido ya era fonéticamente mayor (me parece recordar), se impuso el masculino para la utilización genérica que deberia ser del neutro.
    Aviso ya que no soy perito (ni siquiera soy “de letras”), pero esto es lo que creo.
    Ahora, lo que se pretende es forzar una lengua. Las lenguas evolucionan y cambian constantemente, si, pero por la costumbre, por el uso cotidiano. Imponer hábitos y costumbres “desde arriba” no me parece de recibo. Y, además, implica forzar diferenciaciones de género, lo que a mi generalmente me suena a ese feminismo definible como “machismo del otro sexo”. Lo ideal, desde mi punto de vista, sería que llegáramos a poder interpretar lo que se dice como si se estuviera diciendo lo que se está diciendo, sin más, sin buscarle dobles sentidos. Incluir en “trabajadores” a los trabajadores de ambos sexos, SIN QUE IMPORTE EL SEXO, me parece mucho más igualitario que ir separando por piezas, como quien dice “perros y gatos”, diciendo “trabajadores y trabajadoras”, dejando bien claro que son dos colectivos diferentes, a los que se le podrán por tanto suponer diferentes derechos o deberes o vaya usted a saber qué más.

  10. Bueno, bueno, bueno, parejita, como habéis venido de las vacances… vayamos por partes.

    Todos los argumentos posibles de mi persona sobre este tema se pueden encontrar aquí (en los comentarios of course)

    http://ponzonha.es/2009/06/12/violencia-domestica-basta-ya-de-mentiras/

    y aquí

    http://www.enchufa2.es/archives/paridad.html#comments

    Dado los comentarios aquí vertidos puntualizar un par de cosas, feminazismo no es banalizar el nazismo como aquí se ha dicho, sino recalcar una serie de opiniones y actuaciones que discriminan una parte de la población, en este caso los hombres, a favor de otro, las mujeres, por una serie de agravios, presuntos o reales. Igual, igual que el nazismo en el que se discrimina una parte de la población, no arios, a favor de otros, los arios, por una serie de agravios, presuntos o reales, léase el Tratado de Versalles.

    Claro que por mor de una discusión civilizada uno puede cambiar el termino y llamar hembrismo al feminazismo pero eso no cambia el fondo de discriminación por razones de sexo, en este caso edulcorada bajo el nombre de discriminación positiva.

    Y respecto al lenguaje pues eso, una cortina de humo, como todas las discusiones centradas en el lenguaje ya sean por nacionalismos o por cuestiones de sexo, que aleja la discusión sobre lo que realmente debería ser discutido, quien se beneficia de que haya esa polarización sexual ya sea en un sentido como en el otro.

    Y estoy de acuerdo con todos los que dicen que en castellano existe el genero masculino inclusivo, lo que en toda mi puta vida se ha llamado genero neutro, y que el genero gramatical no tiene por que coincidir con el genero de la persona, ¿o debería decir personas/personos?

    En fin, una cosa es el feminismo y otra el feminazismo, y gracias Almudena por no caer en la tentación de llamarlo de otra manera. El primero tiene todo mi apoyo, el segundo toda mi repulsa.

    Obras son amores y no buenas razones, y eso es independiente de lo que tengas entre las piernas.

    Y ya que estoy interesado en el tema invoco la ley de Godwin para que el hilo siga debido a la ya famosa excepción de Qirk. A ver si creeiáis que no me había dado cuenta.

  11. @Ape: ¿Dónde exactamente se supone que hay laísmo? ¿No será que tú usas leísmos?

    @Aloe: Me parece totalmente normal que tenga escocedura constante por el temita, porque yo la tengo, y cualquier tío que se considere feminista en el sentido de igualdad debería tener también escocedura. ¿Por qué? Porque por hacer un uso inofensivo (y correcto) del lenguaje se me está tratando de machista. Así de simple. Y eso, jode. Los tontolhabas (uso neutro) son los que se centran en estas estupideces del lenguaje mientras la verdadera lucha está en otros ámbitos de la vida (posición laboral, salarios, etc., etc.).

  12. Yo creo que de una cabeza con dos dedos de frente apenas son un par de argumentos los que pueden surgir en contra de este movimiento “feminazi”, y éstos son los suficientemente sólidos y demoledores como para cerrar las bocas de todos y todas los y las feminazis.

    El primero es que la lengua es una herramienta cultural de comunicación, no una llave inglesa. Posee una normativa restringida a su evolución que ni debe ni puede ser forzada debido a la ingente cantidad de personas que la emplean y precisan de ella para comunicarse con eficiencia.
    El primer argumento, pues, es que la lengua no necesita ni permite, por si misma, esta política diferencialista.

    Lo/la segundo/a es que, al margen de los obstaculos lingüisticos que acarrea esta política, el problema fundamental del sexismo no está ni estará jamás en la lengua, si no en la filosofía, la ética, la educación, el pensamiento de cada uno.
    Si una persona piensa de forma machista/hembrista no empleará “una lengua machista”, empleará cualquier lengua con un lenguaje machista/hembrista.
    El segundo argumento, pues, es que el problema no es de la lengua, sino de la educación.

    Dicho esto… no se me ocurre qué persona racional pudiera seguir pretendiendo realizar semejantes intrusiones lingüisticas en pro de una lucha que no persigue un fin, sino la mera victoria, llamar la atención, tener razón. En mi pueblo decimos “ser cabezón”.

  13. Y como corolario añado que a Reverte se le pueden criticar muchas cosas, como que vive de la polémica, o de su humor ácido en todo lo que escribe, ya sea oportuno o no… pero lo que no se le puede criticar es que diga verdades como puños.

  14. @Tonechete: @Iñaki:

    Vuestros comentarios me han hecho recordar que se intenta disfrazar de lucha de sexos lo que debería ser una lucha de clases, como dije en el chamizo del sr. Ponzonha: “Va a ser igual Carmen Lomana que la que limpia el portal de mi casa”

  15. @Iñaki:

    No me refería al artículo que enlazas (que no he leído). En “Corazón tan Blanco” recuerdo que comete varios y en alguna que otra entrevista que le oído también soltaba bastantes laísmos. No, seguramente cometeré muchos fallos pero el leísmo no es uno de ellos.

  16. Veo por aquí argumentos bastante manidos… De repente una ministra mete la pata y al día siguiente todos estaban escandalizados en lid de la corrección gramatical, en defensa del dogmatismo académico y toda la parafernalia. Y ahí seguimos. Cuando a diario en los medios de comunicación se cometen atropellos gramaticales infinitamente más tochos y no se arma un revuelo ni de lejos parecido… A ver si es que no va a ser cuestión de eso… Y qué poco nos gustan los dogmas para unas cosas y cuánto para otras, es curioso. Según nos venga. Aquí va un ejemplito que me ronda la testa desde hace meses, a ver si alguno me sabe decir por qué se produce eso y cómo lo apañamos para querer decir lo que realmente queremos decir sin que venga algún purista de la lengua a tirarlos de los pelillos de las ingles… Estaba yo leyendo un artículo sobre una gran escritora británica del siglo pasado y de repente me di cuenta de algo… y es que si yo quisiera ensalzar a esta señora y decir de ella que fue una de las mejores escritoras del siglo XX… no estaría diciendo lo que realmente quiero decir. Y es que si oímos “una de las mejores escritoras”, interpretamos… pues eso: una de las mejores… escritoras. Cuando en realidad lo que queremos expresar es que es una de las mejores de manera absoluta… Es decir, una de las mejores escritoras y escritores. Y es que esto no es una cuestión de “miembros” y “miembras”, asunto al que muchos han querido sacar punta… porque el lenguaje, como ente vivo que es, es un reflejo de la realidad de su tiempo. Realidad que ha sido terriblemente sexista hasta hace cuatro días y que, en muchos aspectos, todavía lo es.

  17. primero: El uso de “nazismo” que defendéis aquí es banalizar el nazismo y es un abuso, que tiende a criminalizar simplemente ideas, usos de la lengua u opiniones con las que, aunque no se este de acuerdo, no son nazis. Para llamar “nazi” a alguien sería mejor esperar a que haya instaurado un régimen de terror, por ejemplo, o al menos a que defienda ideas nazis.

    segundo: la lengua cambia, efectivamente, y cambia de manera natural, efectivamente. Ese cambio se produce porque los hablantes cambian sus hábitos, sin más. Nadie desde ningún poder está obligando a emplear o dejar de emplear términos o giros lingüisticos determinados a otros.
    Sin embargo lo que veo que se defiende aquí por algunos es que nadie pueda usar su lengua nativa como le parezca mejor, si dice algo de forma que no le guste a Reverte, sin que se le llame “nazi”, nada menos, por ello. ¿Y entonces, cómo tiene que cambiar la lengua para satisfacer al memo de Reverte? ¿Necesitamos su permiso? ¿Eso es cambiar “de abajo a arriba”?
    Abajo estamos todos menos los que publican el BOE, y no veo que el BOE nos obligue a ninguno a hablar así o asá.

    tercero: parto de la base de que lo correcto es, como se ha dicho, considerar que el masculino engloba también al neutro en español. Sin embargo, he intentado demostrar (sin que se haya comentado ni rebatido) que ese supuesto neutro es, en realidad, y muy a menudo, realmente un masculino más o menos enmascarado en cuanto se analiza un poco, y a ese uso ambiguo y enmascarado es al que yo aludía y el que a veces chirría en el uso común.

    cuarto: las lenguas naturales no carecen de normas ambiguas, contradictorias o de usos confusos. No carecen tampoco de contradicciones entre usos emergentes y usos arcaizantes, o de diferencias entre los nivels coloquiales, formales, científicos, jurídicos, etc. A menudo, en un contexto que se quiere preciso, hay que evitar el uso de palabras que se prestan a confusión, sin que nadie ponga el grito en el cielo por ello… excepto con este tema, porque la masculinidad de algunos se ve por lo visto amenazada por cómo hablan otros. Quizá deberían hacérselo mirar, en lugar de mostrar tanta ira por algo tan poco importante.

    Personalmente, yo uso el neutro-masculino como regla general, y suelo evitar las enumeraciones -o -a por fastidiosas y relamidas. Pero la idiotez está llegando a tales extremos, por ambos contendientes, que el viejísmo uso de dirigirse a un auditorio como “Señoras y señores”, “Damas y caballeros”, ya he visto criticarlo como exceso feminista (¿”feminazi”?), lo cual es un extremo de histeria y ridículo que está a la altura de Reverte.
    En similares ocasiones a la tradicional mencionada (saludar o presentarse a un auditorio), es más correcto y más elegante dirigirse expresamente a los dos sexos, como también es más preciso y menos ambiguo en determinados casos buscar denominaciones genéricas que no confunden el masculino con el neutro: como decir “personas”, “Humanidad” o “pasaje”, en lugar de “hombres”, “los hombres” o “pasajeros”. Y estos son también usos y precisiones bastante antiguos. La competencia de cada uno como hablante debería ser bastante para emplear el que sea mejor, sin tantos gritos y tanta gilipollez.

    Finalmente: todavía no he leído a Reverte un artículo en el que no diga estupideces demagógicas y tópicas, en este tema como en cualquier otro. Es un imbécil sin paliativos de los pies a la cabeza. Si alguien ha leído un artículo suyo en el que parezca inteligente y no insulte al mundo en general, a mi no se me ha dado todavia el caso. ¿Verdades como puños? Ni como pipas de melón.

  18. Syr pone más arriba un ejemplo muy exacto y muy al pelo de cómo puede suceder perfectamente, por esas cosas del idioma (que no son por casualidad, tampoco), que el masculino-neutro no sea tan neutro, o no suene como tal.
    O sea, un ejemplo muy bueno (y hay bastantes) de lo que yo venía diciendo, aunque seguramente peor explicado por mi.

  19. Otro ejemplo: “infante” es una palabra sin género, neutra, para desgnar a los niños en la infancia.
    Sin embargo, cuando se tomó la palabra para designar a los hijos de un noble, y después a los hijos del rey, se inventó inmediatamente el femenino “Infanta”, sin que nadie acusara de “feminazi” a la nobleza por ello.
    Antiguamente tenían poquitos escrúpulos con esto, precisamente porque era tácitamente entendido por todos que el neutro era en realidad más masculino que neutro, y por tanto, cuando había que feminizar una palabra presuntamente sin género (pero que tácitamente lo tenía, y era masculino) lo hacían sin alharacas ni cortarse un pelo.
    Eso ha pasado con muchas palabras, como “gobernanta”, “asistenta”, “coronela”, “alcaldesa”, “generala”, “poetisa”, etc., y no ha pasado nada.
    Por lo visto, lo que podían hacer nuestros antepasados a nosotros ahora nos lo han prohibido los talibanes de esta nuestra comunidad. Hay que joderse.

  20. @ape: Ah, pensaba que te referías a este artículo en concreto. Por eso te lo decía, porque el único “la” que hay es correcto. Sin más.

    @Syr: No es dogmatismo académico: es uso común y extendido. La RAE “fija y da esplendor”, como reza su emblema. El asunto es que esas estructuras lingüísticas que de por sí no tienen ninguna malicia, de repente a alguien se le ocurre que quien hable así está discriminando. Y eso es lo que me toca los cojones. Y como puedes comprobar, este artículo que he escrito no viene al día siguiente de la metida de pata de ninguna ministra. Me quejo hoy, me quejaré mañana, y me quejaré siempre que vea un ejemplo de estos. Lo de la ministra, en su día, no era más que una excusa como otra cualquiera que da pie a hablar del tema. Igual que la prensa, por otra parte, que, al menos en los blogs que suelo leer, también se critica cuando toca.

    @Aloe: Pero vamos a ver, ¿de verdad te parece que estoy discriminando yo a alguien si digo “mis compañeros de clase”, por ejemplo?

    1. ¿No dices que las lenguas evolucionan? Pues me estás restringiendo las acepciones de nazi a lo que tú digas. Ya ha explicado por ahí arriba qué misión tiene el término “feminazi” en este guirigay el Doctor Mapache. Si lo quieres entender lo entiendes, si no, dos problemas tienes: enfadarte y desenfadarte.

    2. Lo mismo para mí en cuanto a lo de “ciudadanos y ciudadanas” y otras lindeces: si lo usas, yo tengo los mismos dos problemas que tú en el punto 1. Pero es que aquí nadie defiende que no puedas usar la lengua como te parezca. Hazlo: si logras extenderlo a la mayoría de la población, se convertirá en norma; si no, estarás hablando de forma incorrecta. Suerte. Lo que aquí se defiende es que me taches a mí de machista, o de discriminar a nadie, por utilizar la lengua correctamente dentro de su uso extendido, que es el recogido por la RAE.

    3. ¿Ambiguo y enmascarado? Sí, vamos, en eso estoy pensando yo cuando uso un neutro, en conspiraciones masónicas. No te jode.

    4. Si es algo tan poco importante, ¿por qué tanto empeño en cambiar la forma de hablar? ¿Por qué una campaña tan absurda en una universidad? ¿Por qué estás discutiendo?

    Tu apreciación de Reverte es eso, tu apreciación de Reverte.

  21. @Aloe: Que a mi me la trae al pairo que llames el feminazismo como lo quieras llamar, eso sí, lo llames como lo llames que se distinga del feminismo y para que veas la diferencia copypasteo por enesima vez esto:

    —CP ON

    Antonio, feminismo no es feminazismo. Lo primero es aplicar el artículo 14 de la constitución española en el un cierto ámbito de la sociedad el cual historicamente ha estado discriminado. De lo que tu hablas es de lo segundo, la versión con tetas del machismo.

    Feminismo: Que mi compañera de trabajo y yo cobremos lo mismo ya que las tareas que realizamos son las mismas, en caso de que no fuese así luchar para equiparar ese salario.

    Feminazismo: Mi compañera es una gilipollas y una vaga, la llamo la atención por eso (duramente), por eso se me llama machista y se me condena al ostracismo por hacer mobbing.

    Feminismo: El encargado de RRHH tras valorar 100 CVs y tomando en cuenta todos los factores contrata a la persona más cualificada para el puesto de dirección de departamento, su sueldo y los beneficios tanto salariales como sociales están estipulados en el convenio de la empresa. Curiosamente el nombre de esta persona es Ángela.

    Machismo: El encargado de RRHH tras valorar la opinión del director general contrata a Pepita para directora de departamento por que tiene unas tetas de muerte y corre el rumor de que sabe chuparla bien, su nivel academico y experiencia laboral es lo de menos en este caso.

    Feminazismo: El encargado de RRHH tras valorar 100 CVs contrata a Purificación para el puesto de directora de departamento a pesar de que hay 13 personas con mejores cualificaciones, da la casualidad que esas 13 personas son hombres, ya que:

    a.- tiene que cumplir la cuota de paridad establecida por el gobierno o por la sección de Marketing

    b.- por cada mujer contratada el gobierno de turno le suelta x euros de subvención

    c.- la solidaridad entre mujeres ante todo.

    (…) feminismo no es el ataque de las mujeres contra los hombres, feminismo es el ataque de las mujeres en contra de la discriminación que sufren, el ataque de mujeres contra hombres, los ataques sexistas de estas contra estos, el querer estar por encima ellas de ellos a cualquier precio, la gilipollez linguista, el miedo a hacer o decir por el que diran (llamado tambien corrección política), todo eso es lo que yo, y algunos otros, encuadramos en el feminazismo.

    No confundas uno con el otro, el primero es la lucha por la igualdad ante la ley y la sociedad (efectivamente yo no soy igual que la firmante de este artículo a pesar de que ella y yo tenemos los mismos derechos… pero es que tampoco soy igual que tú, a no ser que seamos clones y no lo sepamos), lo segundo es una herramienta de discriminación.

    Metiendo las dos cosas en el mismo saco haces un flaco favor a la lucha de las mujeres por su igualdad frente a la ley y les haces la cama a los machistas dándole argumentos, y ahí radica el peligro.

    Respecto a lo demás, estoy de acuerdo contigo, no es un tema de sexos, es un tema de personas.

    –CP OFF

    Y un ejemplo de lo que es una feminazi en acción es Miriam Ruiz en sus comentarios en http://ponzonha.es/2009/06/12/violencia-domestica-basta-ya-de-mentiras/

    Y si eso no es para llamarla a ella y a las tias como ella feminazis que venga Thor con su Mjolnir y lo vea.

  22. @Aloe: Generala: Mujer del general
    correcto la General del tercer escuadrón soña Antonia Pérez, coronela lo mismo, poetisa, mujer, debería haber sido poetiso o poeto puesto que poeta es de “genero femeninO”… Oh wait!

  23. Pues a lo dicho, yo también considero absurdo hacer del idioma otro campo de batalla para las reinvindicaciones feministas.

    Si yo soy mujer, y dentro de un grupo grande de personas dicen “nosotros” y me siento ignorada, es algo que está en mi mente y no en el que tiene el uso de la palabra, que se ha expresado correctamente al decirlo.

    Es el mismo problema que yo veo en otras áreas cuando a alguien le dicen “persona de color” para no pronunciar el verdadero color del pigmento de su piel… o “adulto mayor” al padre de mi progenitor porque decirle abuelo es ofensivo…

  24. Arg, no me involucren el nazismo en las guerras lingüísticas. Tengo muy mal recuerdo de esa palabra, con ella y un montón de fotos gore de fetos muertos nos spameaban en el 2001 en un foro unos lamercillos cristianoides evangélicos de America muy puñeteros. Luego vi que “feminazi” nos ha llegado a través de los grupos antiabortistas de cristianos useños enloquecidos tipo Pat Robertson. Desde su enfoque tiene sentido el término porque esta dirigido a las feministas o a cualquier mujer que apoye el aborto, es decir lo que ellos piensan que es un genocidio, que es lo que hacían los nazis. Pero no creo que nadie de los presentes piense que las tonterías en las que cae algún feminismo tienen algo que ver con el genocidio de niños o de machos más o menos viejos. Es una definición tan excesivamente terrorífica que pierde el sentido, como si hablamos de “feministas comeniños”.

  25. A estas alturas de la vida estamos aun con la diferencia entre feminismo y FEMINAZISMO e incluso el hembrismo!? Que tenemos ya una edad parar andar dandole patadas a las latas eh…

    Pero vamos a lo que vamos… Concretamente esta absurda cantinela lanzada por le ministerio de igualdad es el colmo del absurdo. Pero mas en la cuestion aun… el ministerio de igualdad no vale para nada. Son como siempre una panda de chupapollas (y en este caso en todas las versiones del termino hasta en la mas machista) de politicas (en referencia a su jefa) y funcionarios/as que solo estan ahi para llevarselo muerto sin dar un palo al agua inventadose campañas y situaciones propias de una cuadrillas de gilipolllas…

    La prueba: El ministerio pasa olimpicamente de las declaraciones del arzobispo de granada! Si este ministerio no vale para nada mas que “concienciar” (donde quiere decir publicitar las tontas campañas en las que se gastan el presupuesto) flaco, o ningun favor estan haciendo a la lucha por la igualdad entre mujeres y hombres.

  26. Syr, un atropello gramatical en un medio de comunicación demuestra una equivocación o inclutura de quien lo ha cometido. Nos pasa a todos alguna vez. Pero se supone que es “sin querer”. La gran diferencia es cuando se hace mal uso (tal como está establecida) de la lengua “a propósito”.
    En relación a tu ejemplo, el castellano correcto (hasta ahora) parece claro: Si la señora es “una de las mejores escritoras” = Una de las mejores mujeres escritoras; Si la señora es “uno de los mejores escritores” = Una de las mejores personas escritoras. Que te molesta el genérico? Pues nada, sólo tienes que escribir que es de las mejores entre …, …, …., … (o sea, citas todos los escritores con los que la estás comparando, sean del sexo que sean).

    Aloe: No me gusta el término tampoco, pero coincido con Mapache en que se debe diferenciar (como cosas opuestas que son) la intención de igualdad entre todas las personas (lo que, no entiendo porqué, se suele llamar feminismo, aunque yo preferiría llamarlo personalismo, por ejemplo), de la intención de superioridad de unas en relación a otras por causa del sexo, que si bien en una dirección se llama machismo, para la otra dirección nos quedamos cortos, y feminazismo parece ser una posibilidad por la connotación negativa que se atribuye a “nazi”. De todos modos, también creo que podríamos fundir los dos en “sexismo”, oponiéndolo a “personalismo”, y mejor para todos.
    Tienes un problema cuando dices que cada uno puede usar su lengua como le parezca mejor: En eso estoy de acuerdo, pero es que lo que haces a veces va en contra de las reglas de esa lengua, y a eso no se le puede llamar “usarla”, y, otras veces, últimamente bastante frecuentementemente, simplemente el personal se “sale” de la lengua e inventa palabras. Esas palabras no son usar la lengua, porque no pertenecen a la lengua. Podrían si fueran muy usadas pasar a pertenecer a la misma, pero por ahora, no lo son, luego no puedes decir que eso es usar tu lengua.
    Eso de que el neutro es masculino enmascarado, vaya, en los tiempos en que las bases de la lengua castellana fueron forjadas, no me parece que hubiera grandes motivos para enmascaramientos de ningún tipo. Simplemente es la simplificación eliminando el neutro, que puedo suponer que derive de la falta de cultura de la población en general en ese momento. Simplemente, hacerlo más sencillo, tener 2 en vez de 3. Y evidentemente la fonética del neutro era ya muchísimo más semejante al masculino que al femenino. Si en ese momento se hubiera pensado en el “sexo de las palabras”, probablemente en castellano quedarian 2 o 3 (o menos) palabras de género femenino, y punto.
    Resumiendo, creo que esta nueva moda de la reitearación sexista es una forma más de querer complicar las cosas, intentando marcar claramente las diferencias entre sexos, cuando mi intención es y ha sido ya desde hace muchos años intentar que hubiera las menos diferencias posibles, por lo que evidentemente no estoy de acuerdo.

  27. Para los listos que andan con una empanada mental de proporciones considerables.

    Ciertas palabras de la lengua española (pronombres, adjetivos, artículos y sustantivos), tienen género siendo éstos géneros, en efecto, masculino, femenino y neutro. Respecto del neutro, en la lengua española, la Académica de la Lengua dice lo siguiente:

    ~ neutro.

    1. m. Gram. En algunas lenguas indoeuropeas, el de los sustantivos no clasificados como masculinos ni femeninos y el de los pronombres que los representan o que designan conjuntos sin noción de persona. En español no existen sustantivos neutros, ni hay formas neutras especiales en la flexión del adjetivo; solo el artículo, el pronombre personal de tercera persona, los demostrativos y algunos otros pronombres tienen formas neutras diferenciadas en singular.

    El académico Pérez debería conocer que en la revisión de nuestro diccionario, por fin, hay auditoras

  28. @Rubén: Si se refiere usted a mí es que parece que hay gente que no lo tiene tan claro, a mí también me parece cansino andar repitiéndome pero que se le va a hacer, si cada vez que lo hago alguien ve la luz pues nada, cortapega que te crió.

    En lo demás decir que lo que la menestra tiene es una empanada mental entre igualdad e igualdaje.

  29. @Heli y otros: Desconocía el origen del término. Lo había leído en alguna parte para designar lo que yo llamé “feminismo de mentira” en su día y me pareció adecuado por sus connotaciones extremistas sobre todo para provocar la reacción y generar opinión y debate. ¿Se ha conseguido? Sí. Misión cumplida. Si no os parece adecuado, proponed otras cosas, yo tengo la mente abierta (pero no demasiado ;-) ).

  30. Desde mi punto de vista, la prueba más evidente de que este tipo de “lucha” es completamente ridícula y está injustificada, es que lo contrario no sucede: los hombres no luchan por “neutralizar” las palabras acabadas en “a” o de género sintáctico femenino. Véase, como menciona J.Marías, “persona”, “víctima” y demás. Pero hay otros ejemplos: existen sufijos invariables, como -ente o -ísta, con un origen y un significado determinados. En algunos casos, el uso ha dado lugar a que ciertas palabras, como presidente, varíen este sufijo para marcar el femenino, presidenta. Nada en contra, ha sido el uso el que ha conllevado a la aceptación de este neologismo, no los caprichos de un colectivo determinado. Pero, ¿habría que luchar por palabras como “irritantas”, “reclacitrantas”, “omniscientas”, “dirigenta”? ¿Y qué hay de los “clarinetistos”, “pianistos”, “violinistos”? ¿Ellos no se sienten ofendidos cuando se los designa con sustantivos acabados en “a”?
    ¿No sería mucho más sensato intentar cambiar los significados y no los significantes? Luchar por que haya más investigadoras, profesoras y escritoras, para que todo el mundo entienda “investigadores”, “profesores” y “escritores” como una mezcla de hombres y mujeres, en lugar de inventarse formas de hablar absurdas que no hacen más que dar mala fama al verdadero feminismo.

  31. @Pati Difusa: Tú misma lo citas: NO existen sustantivos neutros. Aquí en este hilo ha aparecido la palabra “neutro” efectivamente, pero teníamos (al menos yo) la intención de subrayar el “uso neutro” más que el género sea neutro, que no. Y parece que ni te has leído los artículos de Reverte, porque en ellos ni siquiera aparece la palabra “neutro”: no habla en ningún momento de sustantivos neutros. Así que recomiendo leer antes de criticar.

    Y ya que hablas de conocer el diccionario, también es bastante esclarecedor el artículo del Diccionario Panhispánico de Dudas sobre el género, donde habla de los sustantivos comunes (eso es lo correcto en cuanto al género, los sustantivos epicenos y los sustantivos ambiguos en cuanto al género.

    a) Sustantivos comunes en cuanto al género. Son los que, designando seres animados, tienen una sola forma, la misma para los dos géneros gramaticales. […] el/la pianista; ese/esa psiquiatra; un buen/una buena profesional. […]

    b) Sustantivos epicenos. Son los que, designando seres animados, tienen una forma única, a la que corresponde un solo género gramatical, para referirse, indistintamente, a individuos de uno u otro sexo. En este caso, el género gramatical es independiente del sexo del referente. Hay epicenos masculinos (personaje, vástago, tiburón, lince) y epicenos femeninos (persona, víctima, hormiga, perdiz). […]

    c) Sustantivos ambiguos en cuanto al género. Son los que, designando normalmente seres inanimados, admiten su uso en uno u otro género, sin que ello implique cambios de significado: el/la armazón, el/la dracma, el/la mar, el/la vodka. […]

    También habla en el artículo del uso del masculino para referirse a ambos sexos. Cito (negritas mías):

    En los sustantivos que designan seres animados, el masculino gramatical no solo se emplea para referirse a los individuos de sexo masculino, sino también para designar la clase, esto es, a todos los individuos de la especie, sin distinción de sexos: El hombre es el único animal racional. […] A pesar de ello, en los últimos tiempos, por razones de corrección política, que no de corrección lingüística, se está extendiendo la costumbre de hacer explícita en estos casos la alusión a ambos sexos: «Decidió luchar ella, y ayudar a sus compañeros y compañeras» (Excélsior [Méx.] 5.9.96). Se olvida que en la lengua está prevista la posibilidad de referirse a colectivos mixtos a través del género gramatical masculino, posibilidad en la que no debe verse intención discriminatoria alguna, sino la aplicación de la ley lingüística de la economía expresiva; así pues, en el ejemplo citado pudo —y debió— decirse, simplemente, ayudar a sus compañeros. Solo cuando la oposición de sexos es un factor relevante en el contexto, es necesaria la presencia explícita de ambos géneros: La proporción de alumnos y alumnas en las aulas se ha ido invirtiendo progresivamente; En las actividades deportivas deberán participar por igual alumnos y alumnas. Por otra parte, el afán por evitar esa supuesta discriminación lingüística, unido al deseo de mitigar la pesadez en la expresión provocada por tales repeticiones, ha suscitado la creación de soluciones artificiosas que contravienen las normas de la gramática: las y los ciudadanos.

    Y la arroba, a la que pone fina en el siguiente párrafo.

  32. Iñaki: el artículo de Pérez Reverte que leí hace semanas

    Vigo. O sea, Galicia. España. Estado moderno –dicho sea lo de Estado con las cautelas oportunas–. Democracia constitucional con supuestos derechos y libertades de cada cual. En mi casa mando yo, resumiendo. Y mi amigo Manolo, que es un ingenuo y se lo cree, necesita cubrir un puesto de auditor. Es una oferta seria y bien remunerada. Así que publica un anuncio en la prensa local: «Se necesita auditor para empresa solvente». Y empieza el circo.

    La cosa se encarna en inspectora de Trabajo y Asuntos Sociales, con todas sus letras. Hola, buenas, dice la pava. ¿Cómo es que solicitan ustedes un auditor, y no un auditor o una auditora? Mi amigo, que es hombre culto, conoce las normas de la Real Academia en particular y de la lengua española en general, y no trinca de la corrección política ni de la gilipollez pública, como otros, argumenta que auditor es masculino genérico, y que su uso con carácter neutro engloba el masculino y el femenino desde Cervantes a Vargas Llosa, más o menos. No añade, porque es chico educado y tampoco quiere broncas, que no es asunto suyo, ni de su empresa, que una pandilla de feminazis oportunistas, crecidas por el silencio de los borregos, la ignorancia nacional y la complicidad de una clase política prevaricadora y analfabeta, necesite justificar su negocio de subvenciones e influencias elevando la estupidez a la categoría de norma, y violentando a su conveniencia la lógica natural de un idioma que, aparte de ellas, hablan cuatrocientos millones de personas en todo el mundo. Olvidando, de paso, que la norma no se impone por decreto, sino que son el uso y la sabiduría de la propia lengua hablada y escrita los que crean esa norma; y que las academias, diccionarios, gramáticas y ortografías se limitan a registrar el hecho lingüístico, a fijarlo y a limpiarlo para su común conocimiento y mayor eficacia. Porque no es que, como afirman algunos tontos, las academias sean lentas y vayan detrás de la lengua de la calle. Es que su misión es precisamente ésa: ir detrás, recogiendo la ropa tirada por el suelo, haciendo inventario de ésta y ordenando los armarios.

    Pero volvamos a Vigo. A los pocos días de la visita de la inspectora mentada, Manolo recibe un oficio, o diligencia, donde «se requiere a la empresa la subsanación de las ofertas vigentes y la realización de las futuras o bien en términos neutros, o bien referida simultáneamente a trabajadores de ambos sexos». Dicho en corto –aparte la ausencia de coma tras futuras y la falta de concordancia de referida–: o en el futuro pide auditor o auditora, con tres palabras en vez de una, en anuncios que se cobran precisamente por palabras, o deberá atenerse a las consecuencias. Y a mi amigo, claro, se lo llevan los diablos. «O es un chantaje feminista más –se lamenta–, o mi anuncio despista de verdad, y algunas mujeres ignorantes o estúpidas creen que no pueden optar a ese puesto de trabajo. Lo que sería aún más grave. Si lo que tanta idiotez de género ha conseguido es que, al final, una mujer crea que ofrecer un trabajo de auditor es sólo para hombres y no para ella, todo esto es una puñetera mierda.» Etcétera.

    El caso es que, resuelto a defender su derecho de anunciarse en correcto castellano, Manolo se pone en contacto con los servicios jurídicos del Ministerio de Igualdad, donde una abogada razonable, competente y muy amable –lo hago constar para los efectos oportunos–, le dice que, con la ley de Igualdad en la mano, la inspectora de Vigo «puede haber creído detectar» discriminación en el anuncio, y que la empresa se expone a una sanción futura si no rectifica. «¿Entonces, la legalidad o ilegalidad de mi anuncio depende de la opinión particular de cualquier funcionario que lo lea, por encima de la Real Academia Española?», pregunta Manolo. «Más o menos», responde la abogada. «¿Y qué pasaría si yo recurriese legalmente, respaldado por informes periciales de lingüistas o académicos?», insiste mi amigo. «Pasaría –es la respuesta– que tal vez ganase usted. Pero eso dependería del juez.»

    Es inútil añadir que, ante la perspectiva de un procedimiento judicial de incierto resultado, que iba a costarle más que las dos palabras suplementarias del anuncio, Manolo ha cedido al chantaje, y lo de auditor a secas se lo ha comido con patatas. «Auditor, auditora y auditoro con miembros y miembras», creo que pone ahora. Con mayúsculas. Tampoco está el patio para defensas numantinas. Esto es España, líder de Europa y pasmo de Occidente: el continuo disparate donde la razón vive indefensa y cualquier imbecilidad tiene su asiento. Como dice el pobre Manolo, «lo mismo voy a juicio, colega, me toca una juez feminista y encima me jode vivo». Intento consolarlo diciéndole que peor habría sido, en vez de auditor, necesitar otra cosa. Un albañil, por ejemplo. O albañila.

    Lo masculino es masculino, genérico masculino. Lo neutro es neutro y no es femenino ni masculino. Y auditor es un término epiceno que, según debería conocer el académico Pérez según la norma de la casa a la que representa, ya hay auditoras en nuestro idioma.

    De nada

  33. @Pati Difusa: ¿De nada por…? Lo que yo te decía en mi comentario “uso con carácter neutro” porque NO EXISTEN sustantivos neutros en castellano. Y te vuelvo a citar: “el mas­cu­lino gra­ma­ti­cal no solo se em­plea para re­fe­rir­se a los in­di­vi­duos de sexo mas­cu­lino, sino tam­bién para de­sig­nar la clase”. ¿Qué parte no se entiende de esto?

    ¿O acaso eres de la opinión de que en el anuncio “se necesita auditor” se está discriminando a alguien? ¿Debería haber puesto “auditor o auditora” según tú?

  34. #29 Aureus: Yo no tengo ningún “problema con la lengua” ni la uso mal. Aunque me esté mal el decirlo, la uso muy bien y con mucha corrección. Me refería a usos de otras personas y de que me parece excesivo criminalizar a nadie por ellos. En la vida todo no es una lucha entre “ellos” y “nosotros”. Todos los que están en desacuerdo contigo no hablan raro automáticamente por definición axiomática.

    #23 Iñaqui: Y no me he enfadado en absoluto. De hecho, yo no he sido quien ha hecho una entrada iracunda dedicada al tema, ni quien ha puesto en su título la injuria más grave que se puede emplear, total para denominar a unas personas que emplean giros y palabras discutibles y no se meten con nadie.

    Este empleo de “nazi” es un caso de manual de la Ley de Godwin, si es que hay alguno.
    Si nos acordamos de la ideología de los nazis con respecto a las mujeres (por ejemplo, las tres k famosas) la categorización ya deriva en esperpéntica.

  35. 36# Podría ponerlo de las dos formas.
    No obstante, si pone solo “auditor” hay una ambigüedad, porque no queda claro si está usando la palabra como masculina o como neutra.
    En mi opinión, cuando quede claro que se usa como neutra, estaría bien, y seguramente mejor por menos relamido, poner solo el neutro-masculino.
    Cuando no quede claro, o se preste a confusión, sería mejor aclararlo en la redacción o añadir “/a”.
    Esto no es más que seguir el sentido común que hay que emplear cuando se pretende comunicar algo: buscar el equilibrio entre la economía, la precisión y el buen estilo. Para este tema y para todos.
    Ninguna lengua natural es perfecta y ninguna carece de ambigüedades o de giros o reglas que provocan a veces confusiones. Se nota mucho al traducir, p.e. Si en español no hay una forma distinta para el neutro, pues habrá que ser consecuentes con los problemas que eso puede dar.
    Y dar menos gritos, que no es para tanto.

  36. @Aloe: ¿Que no se meten con nadie? ¿Que no se meten con nadie? Te remito al artículo que copia Pati Difusa en el comentario #35. No es que empleen el lenguaje así, es que pretenden obligar a que todos lo empleemos así, y te tachan de machista si no lo haces. Eso en mi pueblo es meterse con la gente. Y no hay cosa que más joda que el hecho de que te tachen de algo que no eres.

    Mi artículo no es iracundo. Lo escribí totalmente tranquilo. Con respecto a la “injuria más grave”, te vuelvo a remitir a la descripción del Doctor Mapache de las connotaciones que busca el término, mis razones están en el comentario #32.

  37. #37 Aloe: me alegro de que uses la lengua correctamente, y no recuerdo haber dicho que la uses mal. Que podría haberlo dicho, referido al castellano, una vez que defiendes que se incorporen en determinadas situaciones cosas como “/a”. Eso estará muy bien en tu idioma, pero en castellano no.
    Además, no te veo abogando por un anuncio con violinistas/os, no sé por qué.
    Pero eso sí: ir contra las normas de tu lengua te parece que no es más que seguir el sentido común. El tuyo, claro. Que para eso usas el idioma muy bien y con mucha corrección, por supuesto. Y si los de la real no están de acuerdo, pues nada, que se vengan a que Aloe les enseñe. Y que se pongan otros 400 millones en la cola, que ya está bien de palurdos insensatos.

    Es evidente que pretendes que no demos tantos gritos, ya está la plebe estropeándote el día, no? Pero quienes nos creeremos que somos, verdad?

    (pssst, déjalos, esos pobres diablos aún no se han dado cuenta de quién es la gran Aloe…)

  38. Está bien, está bien, mea culpa, cuando hablaba de genero neutro quería decir genero común según esta definición:

    1. m. Gram. El que no posee género gramatical determinado y se construye con artículos, adjetivos y pronombres masculinos y femeninos para aludir a personas de sexo masculino y femenino respectivamente; p. ej., el mártir y la mártir; el artista y la artista.

    y al masculino inclusivo en plurales.

    Respecto a lo de feminazi ha quedado clarito en mi anterior comentario, nadie ha llamado nazi a nadie, yo las llamo feminazis, que no es lo mismo, y ya véis, evolución del lenguaje lo llaman, pasó de referirse a una cosa a que el vulgo lo utilice para otra distinta. Ejemplos que refuerzan mi idea:

    http://www.projusticia.es/feminazis/feminazis-y-asimilados.html

    Aunque no comparto lo de feministas radicales, en esa definición, feministas radicales, entraría más lo del derecho a voto y la quema de sujetadores.

    http://www.imrishale.com/blog/2009/03/18/feminazis-una-especie-que-prolifera/

    Impagable el primer comentario

    De todas maneras este hilo es un ejemplo claro de lo que digo, se hace hincapié en que si neutro o no neutro, en si feminazi, hembrismo o mecagüentoismo y uno se olvida del fondo, discriminación real, tanto por un lado, machismo, como por el otro feminazismo. Todo esto agravado y auspiciado por una clase política buenrrollista y políticamente correcta (perdón por la cacofonia) que intenta solucionar algo creando herramientas artificiosas que no aportan solución alguna, es más, empeoran la situación creando otras desigualdades, ver mi comentario anterior con los ejemplos y los enlaces que he puesto.

    ¿O es que desde el menesterio alguien ha hecho algo acerca de esto?

    http://www.criandocuervos.com/?p=5606

    Pues no, entonces, ¿para que lo quiero si lo que se supone que debe hacer no lo hace, jode más la situación creando nuevas desigualdades y la mayoría de las cosas que se supone que debería manejar se tendrían que manejar en otros sitios? (Por ejemplo, Ministerios de Trabajo, Justicia e Interior)

    Ese es parte del debate real, como parte es las todavía desigualdes entre compañeros de trabajo por razón de sexo o las desigualdades entre las mujeres mismas, por que repito, por muy mujeres que sean ambas no es lo mismo el tren de vida de Carmen Lomana, que el de la mujer que limpia la escalera de mi casa que, aparte de soportar las miradas y comentarios lascivos de mi vecino, tiene que perder el culo para poder llegar al otro trabajo que tiene y no puede perder por que a ver como coño paga la hipoteca.

    Lo demás, pajas mentales con lo que mantenernos entretenidos.

    Por cierto, gracias srta. Aloe por mentar la ley de Godwin, ya sabe que por el mero hecho de hacerlo ha activado la excepción de Quirk (wikipedia dixit), miedo tenía de que mi invocación a esa excepción no cursara efecto.

    @Iñaki: Tenga cuidado, ya sabe lo que dicen de las mentes abiertas y el esparcimiento de sustancia cerebral por los suelos. XD

  39. Doctor Mapache, no conozco a Aloe de nada, igual hasta es una buenísima persona con problemas a la hora de escribir (o igual soy yo que no se leer correctamente), pero me referia sólo a su tono, el cómo nos indica que es de lo mejorcito del castellano en #37, o como nos explica (y yo entreleo condescendencia) en el #38 como hay que hacer las cosas, o el despecio subyacente y altanero que me parece apreciar en la despedida del mismo #38. Y, encima, me pilló cuando acababa de leer cosas sobre Haití, el tío Pat y el curilla, con lo que no fui excesivamente diplomático en mi respuesta, nada más.

    Por cierto, Aloe, en #38, repasándolo ahora, llego a la conclusión de que te has quedado corta. Según el castellano, si te refieres a todos sin más, se escribe “auditores”. Pero si quieres especificar, para evitar ambigüedades, a quién quieres contratar, habría que tener en cuenta el sexo, sí señor. Y la raza (porque si no se dice, no se sabe si se quieren contratar blancos o negros u otra cosa o todos… en principio, con el genérico “auditor” se consideraría que cualquiera vale, pero mejor especificar…), y la edad: vale cualquiera o lo especificamos? Porque claro, no es lo mismo… Ah, la nacionalidad, es posible (pasa muchas veces) que por determinadas características del trabajo sólo se puedan admitir nacionales (españoles), o europeos, o tal vez no y valga para cualquier persona. Evitemos ambigüedades, no vamos a hacer que vaya a pedir el puesto una chilena y le digan que no, que es sólo para españoles, verdad?. Y el color de los ojos, sería buena idea especificar que puede ser cualquiera? Y hablando de ojos, se pueden presentar ciegos? Eso debería figurar en el anuncio para evitar ambigüedades, sin duda. O vaya, mancos. O calvos, que hay gente que no les gustan. O…
    Vamos a redactar al gusto de Aloe, sin ambigüedades: “Se necesita auditor o auditora, de cualquier edad pero con por lo menos tres años de experiencia, la raza es irrelevante pero debe ser heterosexual, nacionalidad española, con capacidades visuales de por lo menos el 80% y auditivas superiores al 60%, sin defectos físicos evidentes, sin que tenga tatuajes visibles, con carnet de conducir desde hace más de 2 años y cuyo vehículo, si lo tiene, sea de cualquier color excepto fucsia (daria mala imagen de la empresa), con conocimientos en inglés y otro idioma comunitário, además del castellano y el gallego, (…), para empresa solvente”.
    Creo que el anuncio va a salir más caro.
    Pero puede quedar en “auditores”, nada más, en buen castellano. O en “auditores y auditoras”, si la única ambigüedad que se pretende resolver es la de la entrepierna, dándole a ésta mucha más importancia que a la raza, religión, nacionalidad, currículum o posibles deficiencias o estéticas apropriadas, entre otras muchas cosas.

  40. #39 Iñaki: ¿Qué es meterse con alguien? Pues por ejemplo:
    * Invadir Polonia.
    * Bombardear Irak.
    * Meter a algunas clases de personas en campos de concentración.
    * Dispararles con ametralladoras.
    * Robarles sus casas y sus tierras
    * … Y otras cosas de esa clase.

    Eso es lo que yo llamo meterse con alguien, como para justificar que se le llame “nazi” desde el título.

    ¿Es meterse con los demás pretender que otros usen la lengua como a ellos les gusta?
    Yo creo que no, y que es lo mismo exactamente que haces tú (exhortar, predicar, mofarse, insultar, etc.).
    Sería diferente si “obligaran”, como dices, pero no obligan a nadie, porque obligar sería lo que se llama “ley” o “decreto” y se publica en el BOE. Y no hay nada de eso en el BOE.

    Ah, es que “obligan” mediante la intimidación, llamándote “machista” si no les haces caso. Bien, si hacen eso está feo, ciertamente.
    Pero por otro lado, si tú haces lo mismo intimidando mediante el apelativo de “nazi”, que es mucho peor ¿de qué te quejas?.

    #41 Las connotaciones que Doctor Mapache diga que tiene el término, por mi como si le depilan la cola a rayas. Las connotaciones que tiene “nazi” son las de la palabra “nazi”.
    Las conocemos todos. No hay otras.
    Doctor Mapache todavía no es Humpty Dumpty, que se sepa.
    (Creo que la “excepción de Quirk” no es aplicable en este caso,

    #4o Aureus: No te escuezas tanto, bonito, que no hay motivo. Yo uso mi lengua nativa como un hablante competente que, por suerte o por desgracia, además ha leído mucho. No hay más. Cualquier hablante nativo inteligente y educado puede (y debe) decir otro tanto. No soy nada especial.
    ¿Por qué no escribiría “violinistas/os”? Porque esa palabra no flexiona según el género, y por lo tanto, hoy por hoy “violinistos” no existe y suena muy mal.
    En el futuro, quien sabe, pero hoy es así. Por tanto, si quisiera hacer énfasis en que espero candidatos varones y mujeres para tocar el violín (en mi hipotético anuncio), y tuviera la aprensión de que escribir la forma epicena no lo deja bastante claro, tendría que hacerlo de otra forma: pero no hay problema, porque existen muchas.
    En cambio “auditor” sí flexiona según el género, y por tanto existen “auditor” y “auditora”. Por tanto, en ese caso, hay una manera sencilla y económica (óptima) de hacer ese énfasis y evitar la ambigüedad. Y no, no hay que preocuparse de si hay ambigüedad respecto a la raza u otros atributos, porque no la hay. ¿Sabes por qué? Porque el castellano no flexiona según la raza ni según otros atributos, sólo según el género y el número. Fácil ¿eh?

    Creo, Aureus, que debieras tener un poco más de imparcialidad, y no escocerte tanto porque trates a alguien como una mierda y tenga el descaro de contestarte en lugar de agachar humildemente la cabeza, como debes pensar que es mi deber hacer… pues va a ser que no, chaval, pero todo ello de buen rollo ¿eh?

    Por cierto, los académicos de la RAE no son ni más importantes que nosotros ni menos importantes que nosotros, como hablantes nativos de nuestra lengua que somos unos y otros.
    Ni nos pueden dar órdenes de cómo hablar… ni tienen por qué recibirlas, claro. No seas supersticioso al respecto, que no te sienta bien.

  41. Aloe, creo que realmente no me he equivocado mucho en mi anterior apreciación en relación a tu autoestima. Lo siento.
    “Auditor” sin más, en el anuncio en causa, si no hay ánimo de tergiversación, es evidente que engloba a todos. Si quisiera excluir algunos, el sentido común (el mío) me dice que debería haber escrito “auditor varón” o algo semejante. Y sigo viendo como único problema el que a alguien le escueza verse incluído en un término genérico, parece que “necesitando” de alguna forma destacar. Aunque para eso haya que ir contra las normas de buena práctica de la lengua, insisto. Porque, lo quieras o no, los académicos definen las buenas prácticas, y la lengua es como es, no como a cada uno de nosotros nos de la gana que sea en cada momento.
    Te has olvidado de una parte, cuando dices que la lengua sólo flexiona según el género y el número. Te ha faltado añadir “y sólo cuando es necesario”. Y exactamente ésa es la cuestiíon en este caso. Si al genérico “auditor” tú lo pretendes expandir para incluir explícitamente a un grupo que ya estaba incluído implícitamente, por el mismo motivo puedo yo pensar que se podría expandir aún más para explícitamente incluir también a otros grupos, que es lo que he hecho en mi ejemplo. Otro ejemplo, para ver si queda más clara mi postura: Si tengo una jauría de perros, y alguien me corrige indicando que debería decir “una jauría de perros y perras”, seguramente pensaría yo que más razones habría para decir “una jauría de perros mastines y dogos”. De acuerdo que utiliza más palabras, no sólo la misma con diferentes desinencias, pero tiene más lógica, porque el mensaje transmitido es más importante. Y el mensaje es que se buscaba alguien con capacidad de auditar.

    El problema de fondo es tener esa aprensión de que no quede suficientemente claro lo que no es en absoluto ambiguo, ese sentimiento de inferioridad latente que induce a la exaltación del sexo. Tal vez deberías convencerte no de que quieres ser igual, sino de que lo eres, y no tienes por lo tanto nada que demostrar.
    Lamento disentir de ti en otro punto: no cualquier hablante de un idioma, nativo o no (o los nativos necesariamente lo hablan mejor? ), habla el idioma correctamente, lo más habitual incluso es que se use el idioma bastante indebidamente. Al menos, en todos los idiomas y pueblos que conozco (que si bien no son muchos, tampoco son tan pocos). Y lo de inteligencia y educación me temo que son aspectos lo suficientemente subjetivos como para ignorarlos.
    Me acusas de ser parcial, por serlo como tu. Me acusas de que te he tratado como una mierda, cosa que no creo haber hecho (y si lo has sentido así lo siento. Pero sigo con la sospecha de que para ti todo lo que no sea adorarte es, como mucho, tratarte como una mierda). Y luego me vienes con la gran frase: pretendía yo que tu agachases la cabeza humildemente la cabeza como es tu deber.
    Bueno.
    Ya me han dicho cosas peores, pero en otros contextos.
    La verdad: No creo en absoluto que sea tu deber, ni el de nadie, agachar la cabeza ante nadie.
    Sí podrías haber agachado la cabeza sin ninguna vergüenza si hubieras reconocido que yo tenía razón. Y todos tan contentos. O podías no haber reconocido que yo teía razón, sino seguir convenciada de que la razón la tienes tu, y por lo tanto no habrias agachado la cabeza. Y todos tan contentos.
    Yo ya he agachado la cabeza ante otras personas, ni siquiera es poco frecuente. Otras muchas personas han agachado la cabeza ante mí. Y además considero que entre personas de confianza, en el día a día, es un acto elogiable y que sucede con relativamente una cierta frecuencia, tanto en una dirección como en la contraria entre las mismas personas.

    Pero lo grave de la cosa, y corrígeme si me equivoco, es que tu le estabas poniendo trasfondo sexista al argumento. Si tengo razón antes cuando expongo que tu eres de las que “quieren ser iguales” y no de las que “saben que son iguales”, es lógico el planteamiento, pero te descalifica bastante como persona. Así que espero equivocarme.

  42. @Aloe: Es “feminazi”, no “nazi”. Parece mentira que seas tan reacia a aceptar neologismos cuando otros aspectos de la lengua te los saltas a la torera con total tranquilidad.

    Y en mi pueblo meterse con alguien es insultarlo; llamarlo machista por ejemplo. O peor, llamarlo machista y encima denunciarlo por poner “auditor”. Que yo sepa, no es necesario invadir y bombardear su país y meter a toda su gente en campos de concentración. Si en tu pueblo lo consideráis necesario para meterse con alguien, perdona que te diga pero estáis un poquito desequilibrados…

    En fin, que sigues sin entender lo fundamental de todo este asunto. El quid de la cuestión está en que la ambigüedad no está en “auditor”, la ambigüedad está en la cabeza del que lo lee, en los prejuicios de una mente con un pasado machista.

    Esto es como ver a alguien fumar: a mí no me produce ninguna sensación, ni fu ni fa, sin embargo, al ex-fumador le dan ganas de fumar. Ahora, leemos en un cartel “se busca auditor” y yo, que no soy machista, ni lo he sido, ni he vivido nunca en un entorno con alguien machista a mi lado, me parece algo totalmente normal; ni fu ni fa. Sin embargo, otros y, sobre todo, otras (véase que esto lo utilizo porque “otros” implicaría el mismo número de hombres que de mujeres, y quiero recalcar que hay más de lo segundo) se horrorizan porque en sus mentes todavía queda un trasfondo machista del que se están quitando, como el ex-fumador.

    Pues bien, eso es lo que quiero decir con este artículo: yo no tengo el problema; lo tienes tú si ves ambigüedad en mis palabras. Así que no me vengas con tonterías; supéralo y dedica tus esfuerzos a cosas importantes, que todavía hay mucho por lo que luchar en materia de igualdad.

    Mira, ahora que se me ha ocurrido el paralelismo con el fumador, si te gusta más, podríamos utilizar “ex-machistas” en lugar de “feminazis”. Por un lado están los feministas, y por otro los “ex-machistas”: aquellas personas que es empeñan en ver machismo allí donde no lo hay y se dedican a defender causas absurdas, como esta de la lengua.

  43. Iñaki: Para llamar a alguien “nazi” hace falta que sea nazi, que se le pueda llamar nazi, o que haya hecho cosas bastante graves como para que le compares con un nazi. Si no, es Godwin puro, y un insulto muy grave que no está justificado. Y sí, “nazi” es lo que es esa denominación. Está a la vista y es evidente: n-a-z-i. Están todas las letras.
    Yo no tengo nada en contra de los neologismos. De hecho, no tengo nada contra la palabreja desde el punto de vista de la sintaxis o del diccionario. “Cabrón” y “chuloputas” son perfecto castellano, pero son insultos, y creo que sólo se le debieran dedicar a quien lo merezca.

    Con lo del ejemplo de “auditor”, que Aureus y tu vais ya camino de ser cansinos con él, ¿dónde ves el problema?
    ¿Qué a ti y a Aureus os parece que la forma “auditor” engloba sin duda posible ambos sexos? Pues lo ponéis así.
    ¿Que a otras personas, o en determinados contextos, les parece que no queda claro? Pues pueden poner ambas formas, que para eso existen.
    Si no existen, como en el caso de “violinista” o “comercial”, pues también se puede optar por añadir “hombres o mujeres”, o cualquier cosa del tipo.
    ¿Tú tienes algún problema con eso? ¿Por qué? ¿Que hay personas que se sienten ninguneadas por algunas denominaciones genéricas, que tradicionalmente se han entendido como masculinas? Pues se sienten así, qué le vas a hacer. No pueden sentirse de otra manera sólo para que estés contento, aunque si pudieran igual lo hacían, oye.
    ¿Que se les pueden aclarar las cosas redactando sin ambigüedades? Pues deja que quien quiera lo haga, y tú deja claro, si es que quieres, que no discriminas a nadie, y si no quieres, no lo aclares porque piensas que no hace falta.

    Así, con la conciencia tranquila y sin timidez. Que nadie te va a poner una estrella amarilla y meterte en un campo, hombre.
    Pero no entiendo por qué hay que insultar tan gravemente a quien piensa que es mejor expresarse de otra manera. Hay que tener el valor de las popias convicciones, y tener claro que no le van a gustar a todo el mundo, ni todo el mundo nos va a aprobar. Y no pasa nada.

  44. Por cierto, ¿qué quieren decir “neonazi”, “filonazi” y “criptonazi”? ¿Algo que no tiene que ver con “nazi”?
    Si, ya. Seguro.

  45. Aloe, hay personas que se sienten ninguneadas por algunas denominaciones genéricas que son genéricas, pero una suficiente incultura gramatical (o un sentimiento machista de inferioridad) puede llevar a hacer que se entiendan como masculinas. Eventualmente, la solución es que aprendan algo de castellano, o que vayan a un psicólogo para que les solucione el trauma de sentirse ninguneadas por quien usa correctamente el idioma.
    Sin embargo, la “políticamente correcta” solución que se viene imponiendo en muchos medios es utilizar una y otra vez el genérico más el femenino. Todas las personas y las mujeres. Todos los auditores y las auditoras también (luego dos veces).
    A mi me parece una solución sexista, en cuanto a que deja de haber personas para haber lo que sea y además mujeres. Parece que hay que evidenciar que hay mujeres, que existen. Y eso sólo puede ser necesario para quien tenga alguna duda. Yo cuando nací tenía ya padres (curioso. Y dos, además) y siempre he tenido amigos de ambos sexos. Y, por casualidad, incluso entre mis colegas, tanto en el colegio como en la universidad, había más mujeres que hombres. Y en mi vida profesional discuto, si viene al caso, con mis colegas, por motivos de trabajo, independientemente de su sexo. Y a veces con mi jefa, o con su jefe, o con la jefa del jefe de mi jefa (parece broma pero no lo es, por casualidad es así). Y nunca me ha parecido importante destacar el sexo de un colega en un texto, sea el mismo masculino o femenino. Será que no soy sexista. Y tu? Necesitas destacar tu feminidad, realzar que las mujeres existen? Tú no crees que realmente existan, verdad? Esperemos que tus hijos puedan llegar a crecer sin la discriminación sexual que practica su madre. Yo con los mios lo intento.

  46. @Aloe: ¡Que no te enteras o qué? Que en el ejemplo del “auditor” no es que cada uno lo use como le parezca y santas pascuas, ¡no!, es que ¡había amenaza de denuncia por hacerlo de una manera lingüísticamente correcta!

  47. 50# Muy bien: Volvemos al primer comentario: una cierta parte de tontería es consustancial con la especie humana, pero llamar “nazi” a la gente por ello es muy excesivo y a la vez, banalización del nazismo.
    ¿Tiene esa denuncia visos de prosperar ante algún juez, o de que empapalen a alguien por ello? A salvo de que los jueces siempre pueden sorprendernos con cualquier cosa, parece que no, al menos usando el sentido común. Que empapelen a aluien por ello tiene una probabilidad infinitesimal. O sea, tendiendo a cero.
    …Pues ya está. Tontos hay en todos los grupos humanos, según la famosa Primera Ley de Cipolla. Pero la tontería no deberíamos dejar que se contagie a toda la población, salvo que se trate de aprovechar que el Pisuerga pasa por Valladolid para insultar colectivamente.
    Yo no llamo “nazis” a ningún colectivo humano con el motivo de que Reverte diga las cosas que dice, que son para darle de bofetás y cobrárselas luego. Doy por sentado que cada uno es responsable de lo que dice y hace, no de lo que dice y hace otro con el que comparte alguna idea u opinión, y además, que hay mucha distancia entre un imbécil y un nazi. Afortunadamente.

    … Y Aureus, no te pases de frenada, mi niño. Usar las palabras que tienen masculino y femenino como masculino, en su forma masculina, NO es incorrecto. Es correcto. Por eso la forma masculina es masculina, que es exactamente lo que quiere decir la palabra. ¿Que la misma palabra nos hace el apaño de servir también como genérico porque no tenemos una forma especial para el neutro? Pues vale, pero el pluriempleo de la palabra no hace que, por arte de magia, deje de poder emplearse como forma masculina.
    Y deja a la gente, con su complejo de inferioridad, o su complejo de tenerla pequeña, o con el complejo que tenga, que tire p’alante com pueda, hombre, que vivir y dejar vivir es, siempre que sea factible y no nos estén perjudicando, la mejor política.

  48. Ualaaaa, a la que me voy un ratito la que se lia.
    @Aloe: Para ti la perra chica, pecas de lo mismo que cualquier otra hembrista que se precie, no dejas que la realidad te joda una buena cabezonería.

    ¿He, hemos, llamado aquí nazi a alguien? No. Sigues empeñada en poner en mi boca cosas que no he dicho.

    ¿He, hemos, llamado aquí a alguien feminazi? Sí.

    ¿Hemos definido y establecido que es una feminazi? Sí

    ¿Hemos argumentado por que estamos en contra de esas actitudes? También

    ¿He llamado la atención sobre la cortina de humo que es el discutir sobre semántica y lo perjudicial que es para el feminismo? Sí

    ¿Has recogido el testigo, como en su día hizo Marta en Ponzonha.es? No, sigues pataleando llorando por que te hemos llamado una cosa fea cuando no lo hemos hecho.

    Feminazismo es un neologismo usado para describir unas situaciones y modos de pensar que hace años no existían o no se eran conscientes de ellas. Aquí te dejo un par de enlaces que hablan de la formación de neologismos a ver si te das ya cuenta que a pesar de que la palabra significa lo que significa y no lo qu etú quieres que signifique.

    http://es.wikipedia.org/wiki/Neologismo
    http://portales.educared.net/wikiEducared/index.php?title=La_terminología._Procedimientos_de_creación_de_neologismos

    Por cierto, una pista, feminazismo/feminazi es un neologismo de sentido formado por combinación.

    Pero vamos si tan ofendida te sientes yo lo cambio por hembrismo y aquí paz y después gloria.

    De todas maneras y para dejarlo claro y a fuer de parecer cansino me autocito otra vez con la definición de feminazismo: “feminismo no es el ataque de las mujeres contra los hombres, feminismo es el ata­que de las mujeres en contra de la discriminación que sufren, el ataque de mujeres contra hombres, los ataques sexistas de estas contra estos, el querer estar por enci­ma ellas de ellos a cualquier precio, la gilipollez linguista, el miedo a hacer o decir por el que diran (llamado tambien corrección política), todo eso es lo que yo, y algunos otros, encuadramos en el feminazismo.

    No confundas uno con el otro, el primero es la lucha por la igualdad ante la ley y la sociedad (efectivamente yo no soy igual que la firmante de este artículo a pesar de que ella y yo tenemos los mismos derechos… pero es que tampoco soy igual que tú, a no ser que seamos clones y no lo sepamos), lo segundo es una herramienta de discri­minación.”

    Y por favor, antes de seguir con tu pataleta leete los enlaces que te pongo que es muy cansino andarse repitiendo.

    Por cierto, el femenino de auditor es auditriz

    http://eljuego.free.fr/Fichas_gramatica/FG_genero.htm#14

    Leételo también entero que no tiene desperdicio.

    Y como yo no soy yo sin la gracieta correspondiente, hela aquí, pero dudo mucho que de gracia y chiste tenga nada

    http://www.runtimecomics.com/2010/01/querias-igualdad-toma-igualdad-iii/#comment-23078

  49. Coño, se me olvidaba, para ser un hilo en el que la excepción de Quirk no es valida ir por el comentario 53 no está nada mal. Venga chicos que ya me conocéis y no estamos tan lejos de ese número mágico que me encanta.

  50. A mi esto del ministerio de igualdad siempre me ha sonado muy del rollo de 1984, no se si me explico…

  51. Aloe, gracias por lo de “mi niño”, mi alma rejuvenece al escucharte. Eres un amor.
    Eso aparte, no sé dónde has encontrado que yo diga que es incorrecto usar el masculino como masculino. Yo lo que digo es que si lo que pretendemos es englobar los dos géneros, va a pasar que pongamos el genérico y ADEMÁS el femenino, lo que además de incorrescto es ridículo. Si lo que pretendemos es poner el masculino y el femenino, entonces sí pondríamos ambos. Y, por economía del lenguaje, por corrección, lo resumiríamos a poner sólo el genérico. No veo la dificultad en la percepción, ni lo he visto contraargumentado.
    Estoy totalmente de acuerdo con tu último párrafo (no, si al final vamos a llegar a algo, verás). Vivo y dejo vivir siempre que sea factible y no estén perjudicando a alguien (no necesariamente a mi, pero aqui la diferencia tampoco es tan grande). Diferimos, eso sí, en la interpretación de si estas “manifestaciones lingüísticas” perjudican (o potencialmente podrían perjudicar) a alguien. Tú por lo visto las consideras inofensivas. Yo creo que no, que son potencialmente discriminatorias, sexistas, como se ha visto en el caso del anuncio inicial (aunque no ganase el juicio, no es de recibo siquiera el plantearlo, exibiendo encima un argumento que sólo demuestra incultura). Este tipo de planteamientos recuerda (aunque con otros resultados, previsiblemente) a la inquisición, o algún tipo de fundamentalismo. No digo que llegue a tanto (por ahora, ni creo que llegue), pero tendencialmente la idea es la misma: Me aferro a una barbaridad cualquiera, y al que no pase por el aro le hago comulgar por las bravas. Éso es lo que me preocupa, esa tendencia, que encima está en expansión, me temo.
    Un beso, guapa.

  52. Aloe, creo que eres demasiado estricta en lo del término feminazi, sobretodo teniendo en cuenta que muchos llamamos facha a personas que, aun siendo muy conservadoras, no llegan al extremo de los verdaderos fascistas. Han pasado setenta años, yo creo que ya va siendo de que ciertas cosas dejen de ser un tabú, superar algo no significa banalizarlo. Otro ejemplo: cuando se dice que algunos hinchas son unos vándalos nadie entiende que vayan por ahí masacrando, tampoco están banalizando las masacres en general.

  53. @Iñaki: Diox, mis ojos…

    Sólo he de añadir un par de cosas:

    1.- “resignificando nuestras mutaciones. Ya no nos vale con ser sólo mujeres”. Cuanto se le echa de menos al profesor Charles Xavier cuando se le necesita.

    2.- “El sujeto político del feminismo “mujeres” se nos ha quedado pequeño, es excluyente por sí mismo, se deja fuera a las bolleras, a lxs trans, a las putas, a las del velo, a las que ganan poco y no van a la uni, a las que gritan, a las sin papeles, a la marikas…” Estoo… si eso no son mujeres, ¿qué coño son? (broma inintencionada)

    ¿Véis a lo que me refiero? Ya no sólo si eres hombre no puedes ser feminista, es que si eres mujer heteosexual, tienes un sueldo decente, eres callada, tienes tus papeles en regla y no eres musulmana. TAMPOCO.

    Mira tú por donde, quizás proponga que se cambie el termino feminazi, por el de femiperriflautista, total, tampoco hay diferencia.

  54. Mi querido mapache: NO has establecido que “feminazi” quiera decir lo que quieres que diga. Es una palabra compuesta, como “filonazi”, o “neonazi”, y se autoexplica sola, como cualquier buen neologismo (bueno en el sentido de claro y que viene al pelo). No finjas que porque unos individuos (seguramente guiñándose el ojo y dándose codazos) digan que eso quiere decir “con un lunar en la nalga derecha” o “diplomado en submarinismo” la palabra quiera decir lo que a ellos les convenga para pasarla.
    A mi no me convencen tus argumentos al respecto, que son muy flojos.

    En cuanto a que yo patalee, o que haya intervenido “por alusiones” va a ser que no. Muuuucho más arriba ya expliqué mi posición al respecto, que en general viene a ser vivir y dejar vivir, y utilizar la forma genérica-masculina-neutra como preferida, si no hay razones en contra por el contexto o el tipo de texto (y ahí entra la competencia, el sentido común y la sensibilidad para la lengua de cada uno). Como por otra parte he hecho, en abundancia, en todos mis comentarios aquí. Si te has fijado. Que no te fijas en nada, hombre.

    A mi me ha molestado, por razones abundamente expuestas, tanto el talibanismo de unos y otros como el insulto excesivo y fuera de tiesto. Si hay foros, o webs de gentuza, donde ejercen de Humpy Dumpty cada día, allá ellos. No gobiernan el significado de las palabras, aunque lo pretendan.
    Y sí, he dicho “gentuza” conscientemente, aunque bien sé que que muchos simplemente os dejáis llevar y no lo habeis pensado lo suficiente. No os lo estoy llamando a vosotros. Me convence bastante lo que se dijo más arriba de que dicha denominación ha sido fomentada, por razones que ellos SI tienen (debido a su ideologia) por grupos antiabortistas y demás: ellos quieren llamar “nazi” y así lo hacen, porque es lo que quieren decir.

    Por lo demás, mientras solo se trate de hablar, sea defendiendo la postura que sea, no hay ni Inquisición ni nazismo ni linchamiento de nadie. Sólo hay discusión, lo cual es bueno. Como dijo el poeta:
    Tristes armas
    si no son las palabras

    Y por mi, ya vale. Si no he convencido a nadie, pues qué le vamos a hacer.
    Que conste que yo he discutido aquí porque sigo este blog, porque me gusta, y porque me caen bien sus dueños. Lo que no se me ocurriría es ir a discutir de esto en Libertad Digital o similar.

  55. @Aloe: Ok. Creo que está todo dicho por parte de las dos opiniones.

    Para cerrar la discusión, vuelvo a recordar mi comentario #32, donde proponía que, si no os gustaba lo de “feminazismo”, propusieseis otro término para definir a esa gente. Nadie me ha hecho caso… :-(

  56. Para que conste en acta, a mí tampoco me gusta un pelo el término “feminazi”. Sobre todo por lo que se mencionó en algún comentario (creo que de Heli): se ha utilizado en contextos muy distintos a este, referidos al aborto y demás.
    Pero vaya: “feminismo posmoderno” o “mojigatería de género” o “hembrismo”. Aunque no me guste nada como suena esta última palabra, parece la más ampliamente aceptada.

  57. @Almudena: Si a lo que te refieres es a la tontería lingüística pues mira, estaría de acuerdo contigo en lo de mojigatería de género, pero si lo que queremos definir es la actitud de discriminación, en este caso “positiva” como si no se puteara a los discriminados es decir, como si fuera menos discriminación el no dejarte acceder a un puesto de trabajo del cual tienes las cualificaciones por ser mujer que por ser hombre, entonces discrepo. Feminazismo y hembrismo suenan bastante bien a mi oído, si vamos a estar discutiendo de la palabreja de marras prefiero entonces el segundo al primero, me explico, no es que esté de acuerdo con las razones por las que se acuñó la palabra, bastante conocida es aquí mi postura sobre el aborto, pero si muestra mi desprecio por una actitud más propia de sociedades fascistas, la discriminación por razones de sexo, en su caso la discriminación por el hecho de ser hombre que la de sociedades democráticas, todos somos iguales ante la ley. Si lees el hilo de la entrada del Sr. Ponzonha a la cual he enlazado anteriormente, verás a lo que me refiero.
    Ahora, a mi femiperriflautismo transmite la idea de un feminismo hiperradical (otro término) más allá de lo razonable, quizás a partir de ahora lo adopte, no soy de los que se acogen a una palabra por cabezonería. Aunque sigo diciendo que el femenino de auditor es auditriz. ;-)

  58. Iñaki, este último es impresionante, sobre todo leyendo lo que ha hecho / dicho el juez y después el PDF del “linchamiento”. No pensé que pudiéramos caer tan bajo, y retroceder nuevamente tanto en el tiempo (hacia el otro lado, pero sin diferencias apreciables)

  59. EN ESTADOS UNIDOS, GRAN BRETAÑA A LAS SUFRAGISTAS LES COSTO MAS DE 50 AÑOS CONSEGUIR EL VOTO PARA LAS MUJERES, LA SEGUNDA MITAD DEL SIGLO XIX, Y LAS DOS PRIMERAS DECADAS DEL SIGLO XX.
    EN ESPAÑA, EL FEMINISMO SURGIO DE MANERA TIMIDA A PRINCIPIOS DEL SIGLO XX, PERO NUNCA FUE UNA ORGANIZACION FUERTE, NI SIQUIERA CON LA SEGUNDA REPUBLICA. ES FALSO QUE LA IZQUIERDA APOYASE EL DERECHO AL VOTO DE LAS MUJERES, LA IZQUIERDA CONSIDERABA QUE LAS MUJERES ESTABAN MUY INFLUIDAS POR LA IGLESIA CATOLICA. TAMPOCO ES QUE LA DERECHA ESTUVIERA ENTUSIASMADA CON CONCEDER EL VOTO A LAS MUJERES.
    Y ASI LA DEMOCRACIA LLEGO A ESPAÑA EN 1977, Y SURGIO EL FEMINISMO DE MANERA ACELERADA. PERO SIGUIO SIN TENER UNAS BASES FIRMES.
    EN NINGUN ESCRITO FEMINISTA SE MENCIONA LA CIENCIA DE LAS PLANTAS MEDICINALES, UNA DE ELLAS ES LA ONAGRA, ES UNA PLANTA PROCEDENTE DE AMERICA DEL NORTE. SE EXTENDIO POR EUROPA, POR ESPAÑA DESDE EL SIGLO XVIII, GRACIAS A LOS BARCOS.
    ESTA PLANTA ES CAPAZ DE PRODUCIR REVOLUCIONES EN LA SALUD DE MUCHAS MUJERES, DE FORMA SENCILLA, SIN TANTO ROLLO FEMINISTA.

  60. ? De donde procede en teoria el concepto “liberacion femenina” ?, este concepto nace a principios de la decada de los 90 y vaya que dicha ideologia ha dejado diversas marcas en ciertas sociedades ,la sociedad europea tampoco ha escapado a este idealismo ideologico salido del movimiento progresista radical de izquierda .

  61. Lourdes ,no es un secreto que el socialismo espanol atraso a Espana considerablemente ,cuando otras potencias europeas crecian y evolucionaban hacia el libre mercado ,en ese sentido el liberalismo socialista es el maximo responsable del atraso al que fue inducido la sociedad espanola de los 80

  62. Estimado/a analfabeto: Reverte es escritor, muy leido; y se podria decir que se ha hecho muy rico con sus novelas; asi que hay que ser muy ignorante para hablar con ese desprecio del señor Reverte.

Comentarios cerrados.